Muere ahogado, una semana después de nadar

AHOGAMIENTO SECO
En Houston, un niño de cuatro años falleció una semana después de meterse a nadar. La causa es ‘ahogamiento seco’.

La familia de Francisco Delgado ha confirmado la causa de la muerte y según cuentan a la revista ‘People’, el niño fue tumbado por una ola y su cabeza quedó bajo el agua.

Sus padres lo sacaron de inmediato del agua y el resto del día pareció estar en buen estado, sin embargo, la noche siguiente comenzó a vomitar y a sufrir diarrea.

La familia pensó que se trataba de una infección en el estómago y en el hospital les dijeron lo mismo, sin embargo, una semana después despertó con un dolor en el hombro, quedó inconsciente y más tarde falleció.

De acuerdo con la cadena ‘CBS News’, los médicos, después de examinar el cuerpo del menor, encontraron líquido en sus pulmones y alrededor de su corazón.

El sitio web ‘Live Science’ explica que el ahogamiento seco sucede cuando tras sumergirse en el agua, las cuerdas vocales experimentan un espasmo y se cierran, dificultando la respiración, lo que puede llevar también a exceso de líquido en los pulmones, según explica Mike Patrick, médico de emergencia del hospital Nationwide Children, en Columbus, Ohio.

También existe el 'ahogamiento secundario', que sucede cuando el agua diluye o quita el surfactante pulmonar, una sustancia necesaria para prevenir que las pleuras se peguen y colapsen. Patrick explica que el cuerpo no puede intercambiar dióxido de carbono y oxígeno, provocando un edema pulmonar.

Según el médico, estos tipos de ahogamiento afectan a un 5% de los niños que se sumergen en el agua y que tienen problemas en recuperar la respiración.

Los síntomas en el primer caso se presentan por lo regular en la primera hora tras sumergirse en el agua, y los del segundo caso en 24 horas. Se recomienda prestar atención especial si un menor sufre dificultades de respiración, resuella, tose o tiene malestar en el pecho en ese lapso tras entrar al agua.

Tags: muerte ahogado muerte pulmones wtf wow

282


Más de Ay Ojón