Qué es el miedo, cuál es su origen y sus efectos

El miedo se define como una emoción desagradable y de inestabilidad que se manifiesta en los seres racionales.

Dicho sentimiento puede ser provocado por la percepción de peligro que puede derivarse de alguna experiencia o incluso basarse en algo que no existe, lo cual sería el temor a lo desconocido.



El médico neurólogo, Sigmund Freud, dividió al miedo en ’real’, cuando el sistema detecta la amenaza de peligro y el ’neurótico, el cual se percibe sin tener relación directa con el peligro.

En la actualidad existen dos conceptos básicos en la psicología para explicar algunas de las razones por las que puede generarse dicha emoción:

- Conductismo: Cuando el sentimiento de temor se genera tras algún tipo de experiencia aprendida en el pasado, la cual pudo ser personal o ajena, pero que a fin de cuentas el cerebro detecto como peligro.

-Profunda: Es un poco más confuso que el anterior, pues en éste no se tiene correctamente definido el origen del temor, comúnmente es un conflicto inconsciente en el individuo.



Biológicamente hablando, según diversos estudios, el origen del miedo se produce en el sistema límbico, el cual es el encargado de residir las emociones según el mecanismo hormonal que se desencadena en la amígdala cerebral, produciendo también la supervivencia de la especie conforme a los que el cerebelo escanea respecto a la experiencia.

El resto del cuerpo también genera ciertos efectos secundarios con relación a sentir temor, como por ejemplo: las pupilas se dilatan más rápido, aumenta la presión arterial, el corazón bombea más rápido la sangre para llevar hormonas a las células generando adrenalina, el sistema inmunitario se detiene al igual que otras funciones no esenciales, se producen temblores, taquicardia y sudoración, además en algunos casos se suele perder el control de las acciones, en algunos casos eso provoca que los riñones se encuentren en desorden y por ello se produzca la orina involuntaria.

Tags: ay nanita miedo origen efectos

128


Más de Ay Ojón