9 Caricaturas que amabas pero ya no recordabas - ¡Ay ojón!
LO MÁS VISTO

TERNURITA

9 Caricaturas que amabas pero ya no recordabas

POR: Luna Vienna miércoles 06 de diciembre del 2017



Hay clásicos de la animación absolutamente imposibles de olvidar, pero también hay muchas caricaturas que se nos pasan desapercibidas, producto de la tanta oferta comercial que se incrementa y acumula con los años.

Pero si algo no gusta, no lo olvidamos de verdad, sólo hace falta hacer memoria para que los detalles regresen como si apenas los acabáramos de aprender ayer.

Así nos pasa con estas caricaturas, que están fijas en nuestros corazones pero, a veces, la mala memoria nos hace olvidarlas. Una imagen o un detalle y seguro algo hace clic en nuestro cerebro al grado que podemos recordar de nuevo todo, desde los diálogos, los chistes, las referencias y hasta el tema de entrada.

Estos son algunas de estas caricaturas muy dignas de recordar:

Ren y Stimpy

Este clásico de la animación fue el que hizo posible las muchas de las caricaturas bizarras que le siguieron en Nickelodeon. No era un dibujo animado para niños, especialmente si nos fijamos en el humor ácido de su comedia y las muchas referencias a otros temas más maduros. Un chihuahua neurótico y un gato tonto fueron la combinación perfecta para lo bizarro, pero que el resto de los personajes fueran igual de surreales complementaba perfecto el escenario.

La vida moderna de Rocko

Producida por Nickelodeon, la caricatura era protagonizada por Rocko, un wallaby, o especie pequeña de canguro, que vivía su día a día en la que sentía ser una miserable y patética realidad. En corto, era un joven lidiando con la disfuncionalidad del mundo que le rodea y, por eso, la caricatura se vuelve incluso más significativa si se ve cuando ya es uno un adulto.

Vaca y Pollito

La cosa no era tan sencilla, Vaca y Pollito eran hermanos, hijos de personas humanas, lo cual ya hacía muy bizarra la situación, pero era por eso que todo nos parecía tan entretenido. Sus aventuras eran extrañas y los personajes con los que compartían escena también, pero que nada tuviera sentido era, de alguna forma, la manera como todo tenía sentido.

Las sombrías aventuras de Billy y Mandy

Transmitida por Cartoon Network, Billy y Mandy eran dos niños de diez años que obligaron a la Muerte a ser su amigo. Por supuesto, los chicos hacían enfurecer a la Muerte con toda la facilidad del mundo y, en consecuencia, el resultado era una serie de disparates muy divertidos. Pronto se convirtió en una de las joyas del canal y hasta fue ganadora dos premios Emmy.

Fenomenoide

Esta extraña caricatura nació de la mente de nada menos que Steven Spielberg y trataba de un superhéroe intentando salvar al mundo con sus superpoderes, o supuestos superpoderes, por ejemplo, en lugar de volar, sólo corría muy rápido pero con los brazos al aire. Todo en el fondo era en realidad una parodia de otros conocidos superhéroes de la cultura popular, como Superman, pero eso no la hacía menos divertida, al contrario.

Gárgolas

Verla instantáneamente te hacía cool y no era sólo por el look gótico de la caricatura, muy al estilo del Batman animado de esa época, sino porque, por eso mismo, se alejaba de las risas y los ‘rosas’ de otras caricaturas, de las que era su antónima . Fue hecha por Disney pero apuntaba a un público muy diferente del ordinario, un público más adulto; esto implicaba más peleas, más acción y muchos temas de trama que no suelen tratarse en otras series para niños de esta misma casa productora.

Ed, Eddy y Eddy

Este extraño experimento trataba de tres amigos con nombres muy similares. Cada capítulo ahondaba en sus aventuras engañando a sus amigos y vecinos con tal de conseguir dulces o caramelos. Y como cada personaje tenía una característica muy distintiva y bien definida, un ávaro, un cobarde y un despistado, el caos era obligatorio que se hiciera presente.

Pepper Ann

Una caricatura protagonizada por una chica adolescente que aprende distintas lecciones de vida cada episodio. La fórmula tal vez no estaba destinada para triunfar, pero se creó tanta empatía con la protagonista que el programa se volvió todo un éxito. Pepper Ann enfrentada dilemas y si tomada decisiones equivocadas, tenía que aprender por qué erró. Imaginativa a todo lo que da, la chica se enfrentaba a temas como la equidad de género, el racismo, el divorcio, la muerte y la pubertad.

Mucha Lucha

Producida por la Warner Bros. Animation, la caricatura representaba a la cultura mexico-estadounidense. Rikochet, Buena Niña y la Pulga eran "las Tres Mascaritas", estudiantes de lucha libre que peleaban por el honor y la familia. Los chicos no sólo debían ser los mejores en el ring, sino que tenían que lidiar con las desventuras de su vida diaria, la escuela, los amigos y demás situaciones clásicas por las que pasa todo niño.

COMENTARIOS

Cia. Editora de la Laguna, S.A. de C.V.5
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000