Cómo y por qué puedes tocar algo caliente sin quemarte

La física te puede salvar de una quemadura grave.

El mundo de la ciencia suele esconder un montón de cosas que explican muchas otras por las cuales somos curiosos, muchas veces tan increíbles que simplemente suponemos no pueden tener una explicación lógica.

Pero claramente nos equivocamos, pues prácticamente todo tiene una explicación, sin importar cuán increíble sea. Por ejemplo, si prestas atención al siguiente video sabrás de lo que trata este artículo y por qué necesitamos explicarlo, porque puede serte útil en algún momento.



Justo cuando el protagonista de este video toca el hierro fundido —que si no lo notaste no está usando protección y sólo pasa la mano mojada—, estamos presenciando lo que se conoce como el resultado del efecto Leidenfrost.

En 1756, el físico alemán Johann Gottlob Leidenfrost, descubrió que cuando la temperatura del agua estaba por encima del punto de ebullición (a más de 100 grados centígrados), a una cierta temperatura el agua formaba un colchón gaseoso que rodeaba el líquido, manteniéndolo en ese estado hasta que finalmente se evaporara.

Sobre esto, habrás notado que al verter agua sobre una superficie caliente el líquido no se evapora inmediatamente, haciendo parecer que las gotas están flotando. Por lo anterior, el colchón o la cubierta gaseosa que se forma alrededor de ellas evita que se evaporen al instante, pues el gas conduce el calor más lentamente.

via GIPHY



Tal efecto, denominado Leidenfrost en honor a su descubridor, es el que explica por qué el sujeto del video puede tocar el hierro fundido sin quemarse, o por qué un huevo puede flotar sobre aceite hirviendo, como un ejemplo de la vida cotidiana.

Ahora sólo creemos que, a menos que tengas planeado hacer un aporte para la ciencia tras conocer el efecto Leidenfrost, puedes comprobarlo por tu cuenta y contarnos cómo fue tu experiencia. Por favor, considera que si fue mala no nos haremos responsables.

Tags: wow

107


Más de Ay Ojón