Si la Luna no hubiera existido, ¿qué habría pasado con la Tierra?

No sería tan malo como si el satélite natural hubiera desaparecido repentinamente
La vida en la Tierra como la conocemos no sería la misma si un día la Luna desapareciera de la nada, provocando un escenario muy poco probable que significaría el final casi todas las especies.

Trascienden las temperaturas extremas, producto del cambio de inclinación del eje de la Tierra, así como vientos superiores a los 300 kilómetros por hora. Un completo caos que terminaría con nosotros y la estabilidad de nuestro planeta.

Pero en el hipotético caso de que la Tierra nunca hubiera tenido una Luna, ¿qué habría pasado con nuestro planeta? Será mejor que sigas leyendo para que imagines ese escenario.

La vida habría tardado en surgir



via GIPHY



Ese sería el mejor de los casos, porque la vida podría no haber surgido sin la Luna. Esto porque el satélite natural provoca las mareas y sin ella la mezcla de las sustancias necesarias para la vida jamás se hubiera concretado, o quizá sí, pero habría tomado más tiempo.

Especies primitivas o completamente distintas



via GIPHY



La ausencia de la Luna también habría provocado temperaturas extremas, por causa de la inclinación del eje de la Tierra, lo cual desemboca en especies que debían adaptarse a tales condiciones. Ya sea que fuera vida inteligente adaptada biológicamente o simplemente vida primitiva.

Días más cortos y vientos fuertes



via GIPHY



Ya que la velocidad de rotación de la Tierra sería más rápida sin el satélite natural, los días durarían 8 horas y la superficie sería atormentada por vientos fuertes de 160 a 200 kilómetros por hora que dificultarían la vida, a menos que hubiéramos evolucionado para resistirlos.

Conocimiento tardío o inexacto



via GIPHY



Si con estas condiciones la vida inteligente en la Tierra fuera un hecho, mucho de lo que conocimos estudiando la Luna sería ignorado. Por ejemplo, el estudio de las fases lunares ayudó a la agricultura y la astronomía, además de saber la distancia entre nuestro planeta y su satélite natural y el Sol, o simplemente darnos cuenta que sólo somos una pequeña parte de lo que hay en el cosmos.

Tags: wow

89


Más de Ay Ojón