10 dulces de nuestra infancia que añoraremos siempre - ¡Ay ojón!
LO MÁS VISTO

TERNURITA

10 dulces de nuestra infancia que añoraremos siempre

POR: Luna Vienna viernes 09 de febrero del 2018



Hay muchas cosas que marcan nuestra infancia, pero las más significativas siempre las recordaremos con cariño y emoción.

Puede ser una película, una caricatura, un juego específico y hasta un dulce. ¡Claro! Porque es, además de revivir los momentos cuando los comprábamos o nos los comíamos, recordar su sabor, su color, su olor y su forma.

Estos son dulces de antaño que ahora son unos clásicos y que seguro te enviarán a la calle de la nostalgia.

1.-Ring Pop



Era un anillo, era un dulce, era un anillo-dulce. Era raro usarlo como si fuera un accesorio de belleza, un anillo, pero más raro era que tenía la forma de un chupón de bebé. Igual tener uno era un premio.

2.-Motitas



Eran esos chicles únicos, alargados y de sabores que te enseñaban a hacer las bombas de chicle más grandes que existieron jamás. Eso era lo que decían, si te salían era otra cosa.

3.-Chicles de los Cazafantasmas



Tenerlos era un privilegio y el hecho de que vinieran empacados en forma de pasta de dientes eran un plus que los hacía aún más geniales.

4.-Palelocas




La paleta gustaba a muchos pero no era del agrado de otros, sin embargo, lo bonito era su forma, una cara loca sonriendo o sacando la lengua o cosas así.

5.-Abejitas



Hay quien no le encontraba el chiste a comer este dulce, y en su defensa, tienen razón. Pero no importaba algunos eran adictivos a ellas y así eran felices.

6.-Cigarros de chocolate



Escandalosos o no, se compraran sólo para saber qué se siente tener un cigarro, aunque sea falso, en la mano, la verdad es que el chocolate del que estaban hechos era rico.

7.-Sugus



Ahora hay muchos dulces similares, pero hace algunos años atrás, sólo había los Sugus. Desaparecieron del mercado por un tiempo, pero regresaron, por fortuna.

8.-Burbu Soda




Ese polvito seguramente era el gran enemigo de los dentistas. Sabían delicioso y por su puesto su leyenda creció cuando se hizo el mito de que mezclarlo con refresco era fatal, mortal incluso.

9.-Los tubos de gelatina



Se podían comer uno tras otro y lo mejor es que nos engañábamos diciéndonos que eran saludables, porque son gelatina. No era así, claro, pero daba igual.

10.-Caramelos Fizzroll



Tenían forma de pastilla y se derretían en tu boca. Cada sobre traía un buen número de ellos pero por más que queríamos comerlos uno por uno, metíamos todos a nuestra boca de una sola vez.
COMENTARIOS

Cia. Editora de la Laguna, S.A. de C.V.5
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000