7 veces que Black Mirror te hizo repensar tu vida

Lo más fantástico y asombroso de Black Mirror es que es una serie de ficción pero que tiene su base en la realidad; con su tono y estilo, tiene espacio para reflejar, criticar y hacernos reflexionar sobre el mundo en que vivimos.

Puede que mucho de lo que se desarrolla el programa no sea exactamente igual a la realidad, pero hay mucho en él que podemos palpar a nuestro alrededor, en la cotidianeidad de nuestra actualidad.

Es entonces cuando sentimos la pedrada, a veces más, a veces menos, cuando nos damos cuenta que los absurdos de la tecnología y sus extremos no siempre son un relato imaginario, sino un presente muy preocupante.

Estas son siete veces que Black Mirror nos hizo darnos cuenta de nuestra triste, trágica, temible o inquietante realidad, ya no tan de ficción que digamos.

1.-El hecho de que miles de personas con su voto, a distancia, puedan decidir el futuro artístico de una persona, o el nivel de su talento. Podremos ser más o menos talentosos que ellos, o talentosos en otras áreas y de manera diferente, pero aún así los juzgamos como si fuéramos expertos.



2.-Que grabemos y documentemos todo, todo momento de nuestras vidas, para luego ver adictivamente en línea y como contenido de entretenimiento aquello que otros también documentan y comparten. Y también, que podemos presenciar la tortura o castigo hacia alguien, pero sin decir nada, como si fuera un espectáculo, incluso si se trata de una injusticia.



3.-El que sea tan normal castigar y criticar anónimamente a otros en la red y usar esa pantalla para decir cualquier cosa que se nos pase por la cabeza sin medir las consecuencias. Es el que juzgar a otros y hasta insultarlos a través de las redes sociales, escondiendo nuestra identidad, sea visto como algo normal.



4.-Darte cuenta que la privacidad es muy relativa, porque tus cuentas en las redes sociales pueden ser hackeadas. Todo comenzó en ese momento que nos dimos cuenta que hasta la cámara de tu computadora puede ser hackeada, que notamos que hemos dejado al mundo entrar a nuestra intimidad, sin a veces trazar los respectivos límites.



5.-Que las relaciones personales humanas, de pareja, entre familias o entre compañeros de trabajo, por ejemplo, sean regidas por la tecnología, más que por la interacción entre persona y persona.



6.-Cuando la aceptación, fama y/o éxito en las redes sociales se convirtió en lo único en la vida, y además que el tener la más nueva aplicación, el más nuevo celular o el mayor número de seguidores, fuera la única prioridad de las personas, más incluso que muchas otras cosas prioritarias para nuestro desarrollo como personas.



7.-Aceptar voluntariamente ser presa de la tecnología, en una trampa inclusive autoimpuesta, de nuestras computadoras o nuestros celulares y hasta las máquinas que nos rodean. Y es que no supimos sacarle provecho y mejor lo hicieron otros, tanto que hasta las empresas nos invaden de publicidad en todo momento y no decimos nada.



Tags: Black Mirror Series Top Netflix

235


Más de Ay Ojón


Te puede interesar