7 Series en las que todos los episodios son lo mismo

Cada programa de televisión tiene su propia estructura, para empezar porque toda la historia se divide en segmentos, llamados temporadas, y esos segmentos en más segmentos, los capítulos.

El modelo ayuda a poner un orden pero, desafortunadamente, en ocasiones ese orden termina por encasillar el concepto.

Estas series de televisión siguieron tan al pie de la letra la fórmula que, cualquiera de sus episodios es básicamente el mismo, algunos detalles cambian pero en general, siempre es igual todo.

Estos son algunos ejemplos. ¿Qué otros títulos agregarían?

Bones




La estructura nunca falla: alguien aparece muerto y se llama al equipo para investigar, entonces hay muchas escenas en las que alguien hace los comentarios sarcásticos del programa o alguien expone mucha ciencia explicativa que no entendemos; finalmente, infaliblemente, se da con el asesino, luego de que los ‘detalles’ hablaron, porque el cadáver siempre tiene toda la información. El programa siempre sigue este trazo, prácticamente al pie de la letra. Es como si cada principio y cada final fueran el mismo, con su pequeño montaje al final de cada episodio. Y fue así por más de diez temporadas. Increíble.

Modern Family





Las series de comedia tienen sus pros y sus contras. Porque no son dramas que tengan que tener un hilo de progresión, aunque lo hay, pero es ello mismo lo que les da cierta libertad, porque en teoría cada episodio puede verse y entenderse incluso si no se siguen en orden. La idea básica es que lo atrayente de los ‘sitcoms’ no es la progresión dramática, sino la comedia, y si bien los personajes crecen y cambian, por lo menos en Modern Family la estructura de cada capítulo pareciera que no. Por ejemplo, lo que no falta es que dos o tres tramas se separan para que se involucren a todos los miembros de cada familia. ¿Apoco no?

House





Parte de los motivos por los que la serie comenzó a sentirse desgastada no muy avanzado su curso, fue porque había un molde para cada episodio que no se rompía realmente nunca. Esas escenas en las que el equipo repasaba todas las posibles explicaciones de los síntomas del paciente y luego hacían exámenes para probar sus teorías, sin éxito, eran obligadas. Algo que nunca faltaba tampoco era la escena final en la que a House se le prendía el foco y resolvía de último minuto. Eventualmente se le intentó dar dinamismo al programa cambiando de elenco, pero la línea de acción dramática nunca cambió, eso seguro.

Smallville





La fórmula se hacía más evidente sobre todo en las primeras temporadas, pero lo cierto es que la serie la siguió a lo largo de todo el programa. Por mucho tiempo vimos incansablemente esos momentos en que los padres de Clark o Lex daban algún comentario-sermón al joven protagonista. Siempre había también el caso de la semana, algún chico infectado con kriptonita al que había que salvar o contener antes de que ella o él acabaran con el mundo. Y aunque eventualmente los personaje tuvieron que crecer y las dinámicas cambiar, esa fórmula de ‘persona infectada, investigación, pelea y solución del problema’ siempre fue la misma.

The Big Bang Teory





La serie se basa en una idea general, comentarios geeks de parte de los personajes y su relación de amistad no siempre evidente pero muy clara en el fondo de sus corazones. Y la idea no ha cambiado nunca, siempre habrá alguna pelea, debate o desacuerdo respecto a alguna referencia de la cultura popular, siempre habrá alguna broma basada en conceptos científicos que se le tenga que explicar a alguien y siempre habrá que burlas relacionadas con las rarezas de alguno de los personajes. La fórmula ha funcionado y la evidencia es que la serie sigue viva después de tantos años. Y el dicho dice: para qué arreglar lo que no está roto.

Criminal Minds





La cuestión con todos estos programas policiacos que se parecen unos a otros es que el concepto base de cada programa es el mismo en todos. Como copia calca, lo único que los hace diferentes son los personajes, pero sobre el resto, no hay mucho que decir o agregar. Se presenta el caso, se investiga el caso, se resuelve el caso. No es muy difícil y en cuanto a Criminal Minds específicamente, hay particularidades que nuca cambian, la escena en la que se expone el asesinato de la semana, la plática en el avión camino a investigar más a fondo cómo resolverlo o el momento en que García provee información vital para solucionarlo todo.

The Blacklist





El programa tiene un trazo muy general que en teoría cambia cada episodio, de acuerdo con el criminal que están persiguiendo. Pero en lo particular, cada episodio es el mismo, Elizabeth juega la carta de la ética y lo correcto criticando los motivos de Reddington, pero eventualmente cediendo ante el caso, para ‘salvar a las víctimas’, Reddington sólo da información a medias al FBI porque bajo la manga tiene sus propios planes, o Aram resolviendo toda duda con su habilidad de buscar información en la red. El programa comenzó a gastar su concepto y como su estructura ya estaba gastada, lo que se intentó fue dar un giro resolviendo dudas planteadas desde el inicio de la serie por fin para avanzar con varias dinámicas.

Scorpion





Este es bastante sencillo: el FBI llega con una misión secreta, el equipo descubre cómo solucionarlo todo en cuestión de segundos pero claro, algo sale mal con el plan, porque no era tan ‘sencillo’ como pensaban, entonces descubren otra solución, excepto que puede salir mal y todos se ponen en peligro, pero al final ganan. Y en el intermedio nos recuerdan que son gente súper inteligente y que la interacción con el mundo real no es sencilla, para nadie, ni para los genios, ni para los que no lo son. Cualquiera se sabe la fórmula pero y los fans no podrán decir que no. Claro que si eso les funciona, pues bien.

Tags: Series

700


Más de Ay Ojón


Te puede interesar