Películas tan malas que desaparecieron actores

No todo puede ser un éxito, no toda película puede arrasar en taquilla y no todo actor puede convertirse en una leyenda.

Pero muchos encuentran un buen camino con triunfar lo suficiente, ser una película aplaudida, ser un actor reconocido, ganarse el aplauso del público. No es estar en la cima, pero tampoco caer hasta el olvido.

Para estos actores la cosa se puso fea luego de que participaron en películas tan malas que tras ellas, desaparecieron del mapa.

Superman Regresa





Tal vez el problema aquí fue que el ‘boom’ de los superhéroes llevados a la pantalla grande aún no despegaba, porque este Superman de 2006 nunca levantó el vuelo. También influye que el proyecto fue criticado por bobo, tanto en historia como en pantalla y en desempeño. Tomar el protagónico de Clark Kent debía impulsar la carrera de Brandon Routh, pero la verdad sucedió lo contario, la truncó y después de esto el actor no ha hecho algo por lo que las masas puedan reconocerlo.

Batman y Robin





Este desastre de 1997 afectó a varios de los implicados. La película tenía un elenco de primera, pero fue tan acartonado y risible que nunca logró la impresión que quería dar, ser una película divertida y entretenida, sino que terminó percibiéndose como una burla para el personaje titular. Tal vez George Clooney, Arnold Schwarzenegger o Uma Thurman supieron levantarse del tropezón, pero fue el fin para dos jóvenes no promesas, sino consolidados artistas, Alicia Silverstone y Chris O'Donnell, de quienes ahora ya nadie habla.

Pinocchio





Hay quien aún no concibe cómo es que Roberto Benigni pasó de una obra magistral como La vida es bella a algo tan ridículo como Pinocho. Beningi había ganado el Oscar, por duplicado, tanto por mejor actor como mejor película extranjera. Y entonces decidió embarcarse en otro proyecto, una historia en live action de este personaje de cuentos. Sobra decir que a la película no le fue nada bien y a Benigni básicamente se le cerraron las puertas por completo.

John Carter





No estamos seguros cuál fue la película con peores críticas de Taylor Kitsch, X Men Orígenes: Wolverine, Batalla Naval, John Carter o Salvajes, pero una vino tras de la otra, las últimas tres estrenadas el mismo año, 2012, lo que eventualmente trajo muchas penas al actor. Y penas porque con ellas pintaba para convertirse en un héroe de acción del cine, pero no. John Carter fue una de las más decepcionantes, o por lo menos fue el punto en el que la gente decidió dejar de ponerle atención.

Soy el número 4





El proyecto en su versión literaria era muy querido por sus fans, pero la adaptación dejó mucho qué desear. La crítica odió la película, los fans no la aguantaban y el público en general no quedó muy convencido. Las secuelas se cancelaron pero lo peor lo vivieron sus tres. Dianna Agron venía de Glee pero después de esta, hubo películas tal vez no malas, tal vez no buenas, pero que casi nadie vio. Teresa Palmer ya se había apuntado muchos éxitos de taquilla pero tras este proyecto pasó desapercibida con muchos personajes secundarios. Mientras que Alex Pettyfer no ha salido en nada renombrado desde, tal vez, Magic Mike, que es de 2012.

Speed Racer





¿Alguien recuerda aquellos años en que la crítica especializada estaba ilusionada con el talento cinematográfico de Emile Hirsch? Este chico había participado en proyectos como Milk, Alpha Dog, Hacia rutas salvajes, Los amos de Dogtown o La chica de al lado; muchas de esas historias muy aplaudidas y otras muy defendidas por el público joven. Speed Racer, de 2008, sin embargo, no ayudó realmente a la carrera de Hirsch. Sí, sigue haciendo muchas películas pero no, nada que el común recuerde con facilidad.

Tags: películas top

1197


Más de Ay Ojón


Te puede interesar