El proyecto rayo azul, aterrador plan del Nuevo Orden Mundial

Muchas veces hemos leído y escuchado historias sobre como será el fin del mundo, o tal vez simplemente de nuestra civilización. Desde una invasión extraterrestre, una ardua guerra entre las naciones, hasta incluso la extinción de nuestro Sol. Pero, tal vez, una de las posibles versiones que antesala este escenario, hablo de una segunda venida de Cristo, o cualquier otra profecía religiosa referente al fin de nuestros tiempos, pueda ser utilizada por grupos de poder.

El Proyecto Rayo Azul (Blue Beam Project en inglés), es una teoría de conspiración, investigada por el canadiense Serge Monast, según la cual se involucrarían el Gobierno de los Estados Unidos, El Grupo Bilderberg y la NASA, entre otros, para producir apariciones extraterrestres y divinas artificiales, con la supuesta intención de quebrantar la conciencia humana, y facilitar el camino hacia un Nuevo Orden Mundial. El periodista francocanadiense Serge Monast estableció su teoría en algunos archivos que hizo públicos en 1994. Tras revelar estos documentos (que involucran ante todo entrevistas realizadas 11 años antes, es decir, en 1993), comenzaron a correr rumores de una desaparición del hombre, que luego reapareció denunciando persecuciones de la policía. Al final, murió en diciembre de 1996 de un ataque cardíaco, la noche siguiente a ser arrestado y pasar un día en la cárcel.



De acuerdo con Serge Monast, el llamado Proyecto Rayo Azul constaba de una serie de planes orientados a la destrucción de los cultos contemporáneos y la implementación del Nuevo Orden Mundial. Lo interesante es que, según el periodista, los fenómenos extraterrestres y su implantación en el imaginario colectivo no serían más que una ficción organizada por los grandes poderes con el objetivo de distraer a las personas y modificar sus pensamientos con respecto a varios aspectos.

Esta teoría, ha sido fundada en base a 4 fases para que dicho proyecto pueda funcionar y cumplir su cometido:

Primera etapa: La destrucción de todo conocimiento arqueológico. Según la teoría, se trataría de orquestar terremotos y otros desastres naturales de un modo artificial con la ayuda de aparatos, como por ejemplo el mítico HAARP,​ en ciertas ubicaciones precisas alrededor del planeta, donde supuestos nuevos descubrimientos explicarían finalmente las doctrinas tradicionales de los distintos credos del mundo, convirtiendo a estos en erróneos. Las suposiciones sobre la aplicación fantástica de la tecnología Tesla sería un factor importante, ya que, según los creyentes, esta tiene muchos usos, entre ellos el tele-transporte y las llamadas "trompetas del apocalipsis".

Esta falsificación sería utilizada para hacer creer a la población que toda doctrina religiosa se ha entendido y se ha interpretado de manera equívoca. Según la teoría mencionada, el período de confusión habría comenzado en las películas estadounidenses, las cuales tienen en común, el hecho de tratar temáticas tales como invasiones extraterrestres, aniquilación completa de pueblos, culturas alienígenas y sus credos anexos y contactos pacíficos con seres de otros mundos.

Segunda etapa: Espectáculo espacial. Según la teoría, formarían parte de esta etapa hologramas en tres dimensiones mediante proyecciones láser en diferentes partes del mundo con una imagen diferente, según la fe de cada etnia. Esta nueva "imagen de Dios" hablaría en todos los idiomas, y además se proclamaría ante las naciones imponiendo una sola religión, un solo tipo de moneda, una sola ideología, creando así lo que se llamaría el Nuevo Orden Mundial.

Tercera etapa: Comunicación telepática bi-direccional electrónica. Según la teoría, Ondas de Frecuencia extremadamente baja, VLF (Frecuencia Muy Baja), y LF (Baja Frecuencia) localizarían a los seres humanos a través de sus encéfalos, haciendo a cada persona creer que su propio Dios estaría hablándole desde dentro de sí mismo. Argumenta que tales ondas, producidas por satélites, serían alimentadas por ordenadores que guardarían bases de datos de considerable tamaño con información sobre el ser humano referente a sus culturas, ideologías, políticas, costumbres, idiomas, etc. Estas ondas se entrelazarían con los procesos naturales del pensamiento para así formar lo que los teóricos de conspiración denominan "charla artificial".

Cuarta etapa: Manifestaciones sobrenaturales universales usando medios electrónicos. Según la teoría se haría hincapié en convencer a todo el género humano de que se está ante las puertas de una invasión alienígena en cada ciudad importante de la Tierra. El objetivo de esta maniobra, sería empujar a cada nación importante a usar su capacidad nuclear para responder ante tal acontecimiento bélico. De este modo, pondría a cada una de estas naciones en un estado total de desarme ante las Naciones Unidas después del falso ataque.

Tras esto, se haría creer a los cristianos que está ocurriendo un rapto mayor, con una simple puesta en escena que supondría una intervención divina ante una falsa fuerza alienígena benefactora viniendo a salvar a las personas buenas de un brutal ataque atribuido a las fuerzas del mal. La meta de tal evento sería librarse de toda oposición significante al Nuevo Orden Mundial.

Por último, se produciría una mezcla de fuerzas electrónicas y sobrenaturales. Las ondas (frecuencias) usadas en ese momento permitirían a las fuerzas sobrenaturales viajar a través de cables de fibra óptica, cables coaxiales y líneas telefónicas para penetrar en todos los equipos electrónicos y aparatos que, para ese entonces, tendrían todos un microchip especial instalado.

La meta de este paso sería la materialización de fantasmas, espectros, y poltergeist, para empujar a toda la población al borde del suicidio, allanando de esta manera el camino para el establecimiento de un Nuevo Orden Mundial.

De esta manera, creando un suicidio masivo, y enajenando de una manera tan convincente de los hologramos producidos por el Proyecto Rayo Azul, es que no habrá persona alguna la cual pueda anteponerse o detener lo que las altas esferas de poder en el mundo están planeando según la teoría del canadiense.

Monast afirmó en sus documentos que la fecha original para la implementación de este plan fue 1983 (quizás coincidiendo con el mítico 1984 de George Orwell), pero que la fecha se habría pospuesto por razones desconocidas al año 2000. Evidentemente este plan no se ejecutó en el año 2000, pero para entonces Monast ya había muerto y nadie siguió con su teoría ni se preocupó por explicar cuándo volvería a suceder.

Tags: Nuevo Orden Mundial

440


Más de Ay Ojón


Te puede interesar