Trilogías de cine que merecen más reconocimiento

Algunas sagas de cine pasan a la historia por su gran producción, mercadotecnia o impacto en la cultura popular, pero otras quedan más en el olvido que en la huella cinematográfica.

No es que sean malas o buenas como tal, es más bien que detrás no tienen el mismo respaldo de éxito o incluso promoción como para hacer que trasciendan igual que, por ejemplo, relatos más comerciales, llámense X-Men, Correr o Morir, La Momia, Terminator o Star Wars.

Estas franquicias merecen un poco más de éxito y es que bien valen la pena también.

Before Sunrise





La película que lo inicio todo fue Before Sunrise, un filme independiente de 1995 con mucho romance sobre dos extraños que se conocen en un tren viajando por Europa. La secuela no llegó sino hasta 2004, cuando los personajes por fin se reencuentran, toda una vida ya recorrida desde su último encuentro. Y la tercera parte llegó en 2013, que toma lugar, en efecto, 18 años después de la original. Una historia con muchas reflexiones sobre las decisiones de vida, los anhelos y las expectativas no cumplidas.

A Cinderella Story





Teóricamente, esta no es una trilogía, pues en 2016 se estrenó la cuarta parte de esta saga, A Cinderella Story: If the Shoe Fits. La original de 2004 y protagonizada por Hilary Duff se llamó en español La nueva Cenicienta y era un giro moderno al clásico literario. Las siguientes continuaron con el concepto pero nuevas protagonistas, la secuela de 2008 con Selena Gomez en el protagónico y la tercera, de 2011, con Lucy Hale. De todas, sólo la primera fue estrenada en cines, pero todas son perfectas para pasar un buen rato de entretenimiento familiar.

Cruel Intentions





Juegos sexuales es una película de 1999 protagonizada por los actores Sarah Michelle Gellar, Ryan Phillippe, Reese Witherspoon y Selma Blair. No muchos saben que hay una precuela y una secuela. Cruel Intentions 2 se lanzó en 2001 y en realidad fue pensada como una serie de televisión, pero cuando no funcionó el episodio piloto fue modificado y vuelto película. Trata casi lo mismo que la original y aparece nada menos que Amy Adams. La secuela de 2004 más bien mantienen el concepto pero con otros personajes, la protagonista quien se supone sería prima del personaje de Gellar en la original. Y aunque no son fantásticas, son perfectas para distraer la mente.

Open Water





Este thriller está basado en una historia real, una pareja que sale a bucear con un tour en el Caribe y que accidentalmente son abandonados en el mar, que está infestado de tiburones. La película recrea una angustia y construye una tensión dramática para dejar a todos al borde de sus asientos, si bien nunca se sabe qué sucedió exactamente con las personas que lo vivieron en la realidad. Open Water 2: Adrift fue lanzada en 2006, tres años después de la original. No es una secuela como tal, sino que el filme que se llamaba Adrift, por tratarse de algo parecido, cambió su nombre para aprovechar el éxito de Open Water. La misma idea se trasladó a Open Water 3: Cage Dive, de 2017.

The Lost Boys





Este clásico de 1987 trata sobre un grupo de chicos investigando la aparición de vampiros en California. Había algo fantástico en esta comedia de horror dirigida por Joel Schumacher y protagonizada por actores como Jason Patric, Corey Haim, Kiefer Sutherland, Jami Gertz, Corey Feldman, Dianne Wiest y Alex Winter. Su éxito llevó a los realizadores a intentar una secuela, pero no hubo éxito. Fue hasta 20 años después del estreno de la original que se lanzó Lost Boys: The Tribe, con Feldman repitiendo su papel. Al año siguiente, y tratándose ya más de una exageración del concepto se estrenó Lost Boys: The Tribe, con Feldman igual a la cabeza. Entretenimiento simple pero épico.

Millennium





Con el próximo estreno de una nueva película enfocada en el personaje de Lisbeth Salander, The Girl in the Spider's Web, estos libros vuelven a llamar la atención. Y aunque se le dio mucha publicidad a la adaptación de David Fincher, The Girl with the Dragon Tattoo, que le ganó a Rooney Mara una nominación al Oscar, los verdaderos aplausos se los gana la trilogía sueca original, protagonizada por Noomi Rapace y Michael Nyqvist. Esta fantástica adaptación de las novelas es un trabajo de calidad y muy buena narrativa. El error de Fincher fue repetir de nuevo el primer libro de la saga, magistralmente realizado en película por los suecos, por eso ahora la película de 2018 con Claire Foy a la cabeza toma un nuevo libro.

Tags: top películas cine

405


Más de Ay Ojón


Te puede interesar