Samurai Jack: Arte y caricaturas

Es tan buena que regresó de la muerte para tener un final digno
Si fuiste un niño durante la primera década del siglo XXI, entonces es probable que hayas desperdiciado horas de tu vida viendo Cartoon Network, por lo que es muy probable que hayas visto o escuchado acerca de Samurai Jack y si no sabes de qué demonios estoy hablando, entonces déjame decirte que te has perdido una de las mejores series animadas 'infantiles' de todos los tiempos.



Al igual que Avatar: La leyenda de Aang y su secuela, Samurai Jack está inspirada en las caricaturas orientales, particularmente el anime, en especial Samurai Jack, ya que los samuráis son de Japón y al serie está ambientada en la versión futurista y decadente de lo que parece ser la era feudal de país del sol naciente, pero Avatar aun así es más 'apto' para niños, debido a que tiene mucho más dialogo y elementos humorísticos, en cambio la serie que protagoniza el samurái silencioso es más taciturna, lóbrega y triste, con elementos que no a todos los niños les puede interesar.



Los que lograron ver más allá de una serie muy callada tuvieron el placer de ser testigos de la maravillosa presentación vidual de la serie y una vez que estás inmerso en la narrativa, aprendes a apreciar los elementos que hicieron de Samurai Jack destacarse de todos los programas que existían.; porque, a pesar de que ya existían muchos animes similares en contenido y atmósfera, generalmente estaban dirigidos a una audiencia mayor, pero esta serie fue hecha para audiencias occidentales, las cuales no están tan acostumbradas a un programa tan denso como este.



La clave del éxito para una formula tan arriesgada, fue el hecho de que la trama estaba a la par del maravilloso estilo de animación, por lo que cada capítulo era un festín de cinematografía y storytelling que bastaban para enganchar a niños de 6 años hasta adultos jóvenes, inmersos en las escenas de acción e introspección que nos brindaba la serie.



Contrario a lo que se cree, el protagonista no se llama Jack; en realidad nunca se sabe su nombre verdadero y eso añadía al misterio del personaje en su travesía para derrotar al malvado demonio Aku quien se encargó de enviar a Jack al futuro para poder dejar el mundo en ruinas. Durante su viaje para enfrentarse al demonio, Jack se encuentra con una infinidad de enemigos, a los que muchas veces derrotó para proteger a los sobrevivientes del reino de destrucción de Aku.

Como toda serie buena, que te invite a poner atención y aclamada por la crítica, Samurai Jack terminó siendo cancelada en 2004 tras concluir su cuarta temporada, dejando la historia inconclusa y miles de fanáticos enfurecidos con el canal por haberles quitado una de las pocas caricaturas seriadas y decentes que había.



El legado de Jack no terminó ahí, porque aun después de su cancelación, tuvo diferentes encarnaciones en cómics y videojuegos, pero no era lo mismo. Afortunadamente 13 años después, Adult Swim revivió a la serie para una última temporada, y así pudo tener un final digno.



La quinta temporada fue aun más oscura, deprimente y cruda que las otras, lo cual fue algo bueno. Uno de los momentos más recordados fue cuando Jack estuvo a punto de cometer suicidio luego de que su 'yo' interior lo atormentara hasta su intento.



Con el final agridulce que tuvo la serie, lo fans quedaron satisfechos por haber tenido un final, que siguiendo con la tradición, no fue del todo color rosa, pero así fue mejor.



La serie es acreditada por haber creado un nuevo estándar entre las caricaturas infantiles, a partir de ahí los creadores se dieron cuenta que los niños pueden digerir una serie con elementos siniestros sin ser demasiado perturbadores, por lo que Samurai Jack es parcialmente responsable de la nueva ola de calidad en las caricaturas que se vivió en la segunda década de este siglo. Se puede decir que hay un antes y después de Samurai Jack, pero no podemos decir que hay o ha habido algo igual en cuanto calidad.

Tags: WOW caricaturas


Más de Ay Ojón


Te puede interesar