Black Christmas: La 'slasher' original

¿Qué sería del cine de terror sin esta joya menospreciada?
La celebración más importante del mes de octubre es Halloween, ni siquiera el Día de la Raza puede opacar al día de brujas, por lo que es tradición que las películas de terror abunden en la televisión y sitios de streaming. La mayoría de estas son del género slasher caracterizado principalmente por un villano que mata a sus víctimas una por una y donde las matanzas son el aspecto principal, por lo que es tiempo de darle crédito a la obra que dio origen a una infinidad de películas de terror:

Black Christmas

.



Estrenada en 1974, la cinta trata sobre una hermandad universitaria cuyas integrantes son asesinadas una por una durante los días previos a navidad por un extraño que también les hacía llamadas obscenas y amenazantes.



Estrenada el mismo año que La Masacre de Texas ambas cintas son consideradas como las primeras entregas de lo que sería el género slasher, cada una contribuyendo con diferentes aspectos característicos que varios filmes posteriores como Halloween y Pesadilla en la Calle del Infierno también usarían.



Ambos títulos introdujeron el tropo (que en ese tiempo aun no estaba definido) que se conoce como Final Girl., así se le llama la mujer que sigue viva y tiene que confrontar al asesino, muchas veces derrotándolo. En general, la final girl es una chica inocente que no bebe, no es inmoral y en la mayoría de los casos, no tiene relaciones sexuales en la película, aunque Jess Bradford, la final girl de Black Christmas, no es virgen y en la película discute con su novio sospechosamente antagónico sobre interrumpir su embarazo no deseado.



Un aspecto que sólo se vio en Black Christmas es el de la perspectiva en primera persona del asesino en varias escenas de la película, tropo que fue usado extensamente durante los ochentas para crear suspenso y una sensación de incomodidad, porque le da un enfoque más siniestro como el depredador observando a su presa antes de atacar.

Otro aspecto, que desgraciadamente el remake de la película no respetó, fue el de revelar la identidad del asesino, ya que durante varias cortas escenas, nosotros como audiencia vemos pequeños rasgos del villano y sólo podemos confirmar que se trata de un hombre blanco y joven,y que a pesar de que hay algunos sospechosos, nunca obtenemos una confirmación. En cambio en la Masacre de Texas, conocemos algo sobre la identidad y origen del icónico villano Leatherface.



La victimización de la mujer explotada en la esta matanza navideña también es un elemento usado en todas las películas de terror en general, pero el género slasher tiene una fetiche casi sexual con una mujer asesinada. A pesar de que es más probable que sobreviva una mujer que un hombre, los asesinatos más violentos y crueles son de las mujeres.



Los tropos y elementos usados en Black Christmas siguen estando presentes hasta el día de hoy y abrió el camino para que más estudios de cine apostarán por el género del terror, el cual tuvo su época dorada en los años ochentas y en la actualidad, la mayoría de las películas slasher que se estrenan son un éxito comercial, a pesar de que la mayoría son pésimamente recibidas por la crítica.



La fórmula introducida por esta cinta pionera es garantía de suspenso y entretenimiento, ya que muchas veces, el hecho que haya alguien matando a personas inocentes no es lo único entretenido, sino que la identidad del asesino también resulta intrigante y un buen motivo para seguir viendo la película. Black Christmas dio en el blanco con su construcción del suspenso, violencia y final ambiguo, por lo ha envejecido relativamente bien y disfruta de un estatus de respeto entre los amantes del terror.

Tags: AY NANITA películas Terror


Más de Ay Ojón


Te puede interesar