Hasta el viento tiene miedo: Una joya del terror mexicano

Vamos a pretender que nunca existió la versión de Martha Higareda
Todos amamos una buena película de terror en la que las protagonistas sean jóvenes y hermosas mujeres atormentadas por un fantasma que busca resolver asuntos pendientes para poder irse al más allá y descansar en paz; si a esa mezcla le agregas el cine mexicano, entonces el resultado que obtienes es la famosa película de Hasta el viento tiene miedo.



La película de terror favorita de nuestras abuelas y madres, Hasta el viento tiene miedo fue dirigida por Carlos Enrique Taboada, director famoso por que su repertorio está lleno de otros títulos de terror y suspenso, es recordada como una buena película con elementos sobrenaturales y a menudo las producciones mexicanas recientes son comparadas con la cinta de 1968, ya que es usada como parámetro de calidad.



La película trata de como las alumnas de un exclusivo internado tienen que pasar las vacaciones en su escuela como castigo implementado por la malvada y rígida directora Bernarda, y las alumnas son atormentadas por el fantasma de una alumna que falleció en las instalaciones de la escuela.

La protagonista, Claudia, es la que tiene más contacto con el espíritu y tras investigar sobre el asunto, descubre la macabra razón por la que ronda un fantasma por la escuela, el cual quiere vengarse de la persona a la que le atribuye su muerte.



Una de las razones por las que esta película es recordad y bien recibida, a pesar de algunas malas actuaciones. es porque logra crear una atmósfera de suspenso y el misterio del fantasma le da un toque interesante a la trama, ya que provoca que el espectador se pregunte la razón por la que el fantasma de la joven atemoriza a las alumnas del internado.



En una escena, el jardinero llamado Diego, le cuenta a la subdirectora, Lucía, que él ha visto al fantasma de la alumna muerta y tras notar las fuertes ráfagas de viento, exclama que 'hasta el viento tiene miedo', y momentos más tarde, la misma Lucía vio al espíritu de Andrea, la desafortunada alumna muerta.



La tensión y el odio hacia la directora hacen que la película sea un viaje de emociones fuertes y tras un evento en el que parece que muere otra alumna, las cosas se ponen más interesantes, aun cuando es fácil deducir que está pasando.



La película ha envejecido bien, el guión puede adaptarse en la actualidad y hasta podría ser complementada con la tecnología con la que contamos hoy en día, porque el remake de 2007 fue un fiasco, ya que no le dieron prioridad al suspenso, sólo a Martha Higareda.

Hasta el viento tiene miedo es un vestigio del cine de terror en México, y hasta la fecha sigue siendo popular entre las audiencias mexicanas, en especial para el mes de octubre y nos hace desear que se vuelvan a producir obras así: simples, entretenidas y sobre todo, aterradoras.

Tags: AY NANITA México


Más de Ay Ojón


Te puede interesar