Wes Craven: Maestro del Terror

Desde Freddy Krueger hasta Johnny Depp
El cine de terror es muy balanceado, o es muy buena la película o es un asco y todos la olvidan de inmediato, por eso tanto actores como directores establecidos dudan involucrarse en un proyecto de este tipo, sin embargo hay algunos directores que han logrado construir una carrera a base de películas de terror que combinan la violencia con el horror de una manera ejemplar, y un ejemplo perfecto de esto es Wes Craven.



Craven inició su carrera como director y productor de películas pornográficas, pero cuando tuvo la oportunidad de dirigir una cinta que sería proyectada en salas de cine, él decidió incursionar en el genero del terror y creó The Last House on the Left y como el creyó que sólo sería exhibida en pocas pantallas, decidió experimentar con la violencia y actos extremos a la hora de grabar, pero la cinta obtuvo una distribución bastante alta, por lo que debido a la violencia de la película, Craven decidió alejarse por un tiempo del cine de terror, a pesar de haber recibido buenas críticas.



Tras varios guiones fallidos, Craven decidió escribir una historia sobre unos habitantes del desierto asesinos, debido a que alguien le dijo que grabar ahí era muy barato, y el resultado fue la brutal The Hills Have Eyes, que, a pesar de ser sumamente violenta, fue un éxito comercial, haciendo que Wes recuperará la fe en hacer películas de terror.



Luego de múltiples películas de terror, en 1984, Craven lanzó su obra maestra: Pesadilla en la Calle del Infierno en donde debutó el icónico Freddy Krueger, uno de los villanos de Hollywood más memorables que existen. La cinta fue éxito masivo y cambió el género del terror para siempre, permitiéndole a Wes volver a trabajar en su segunda secuela en 1987 y consagrarse como una leyenda del terror.



En los 90s, luego de algunos éxitos modestos, Craven decidió crear otra franquicia del género slasher en la que criticaría y satirizaría al género y así nació otras de sus joyas: Scream. Esta película cambió TODO el género del terror, pero en especial al slasher, porque al mencionar todos los defectos y tropos trillados de estas películas con demasiadas secuelas, los nuevos cineastas se vieron obligados a brindar algo nuevo para no caer en la repetición y vaya que funcionó.



Las 3 secuelas de la original fueron exitosas y Craven también se aventuró a tratar de involucrarse en proyectos que no fueran de terror, los cuales fueron exitosos y cimentaron su versatilidad como director.



Las películas de Wes Craven son memorables por jugar con nuestro sentido de seguridad y en sus últimas obras, por explorar la realidad y la fantasía y las consecuencias de borrar la 'línea' que las separa.



Sus villanos son memorables y variados, hay desde un violador y asesino de niños que hizo un pacto con el diablo hasta simplemente algunos depredadores sexuales y homicidas que podrían ser nuestros vecinos.

Desgraciadamente, Craven falleció en 2015, pero su legado sigue siendo solido, en especial porque hay planes de seguir con la franquicia de Pesadilla en la Calle del Infierno y porque sus películas siguen siendo punto de referencia para los cineastas de terror actuales, porque su influencia es palpable, por lo que al igual que Freddy Krueger, Wes Craven seguirá vivo mientras lo recordemos... y soñemos con él.

Tags: AY NANITA cine