Cuando la muerte de un personaje también mató al show

Toda serie de televisión debe sufrir cambios, porque no puede quedarse estancada, ni en cuanto a historia ni en cuanto a personajes.

Cuando ese cambio es la muerte de un personaje, el golpe suele ser duro si el impacto narrativo, o sea, la importancia y huella que deja el personaje en vida, y muerte, afecta de forma dramática la historia y a los que la componen.

El problema es cuando esta osada decisión, termina por arruinar el show.

Two and a half men





Charlie Sheen era pieza clave del show, no sólo era la estrella indiscutible, sino quien sostenía por mucho la historia cómica. Luego de algunos problemas y dramas en su vida personal, su personaje fue eliminado y sustituido por alguien más, el actor Ashton Kutcher. La serie sobrevivió todavía un rato más, pero nunca volvió a ser la misma y eso fue claro.

Misfits





No muchos conocen esta increíble serie británica, con varias caras conocidas en su elenco por cierto, sobre un grupo de chicos en un reformatorio que tras una tormenta eléctrica, terminan adquiriendo poderes especiales. Efectivamente, no se trata de convertirlos en héroes, pero la situación sí los cambia. Por alguna razón, el elenco original poco a poco fue desapareciendo y su muerte dejó un vacío que los nuevos personajes nunca lograron llenar.

Buffy, la cazavmpiros





Buffy muere en más de una ocasión a lo largo de sus siete temporadas, pero la del final de la quinta, cuando se sacrifica, en el episodio 100 del programa, ni más ni menos, fue un momento importante que marcó a la trama. Sonaba como un cierre genial y orgánico para el show, por eso su resurrección no sólo fue dura, sino que cambió al show de una forma importante. Y ni hablar de la muerte de Tara, un personaje que se fue y dejó un vacío irremplazable.

The O.C.





La serie tenía cuatro pilares importantes, cuatro protagónicos que eran la esencia del show, sin embargo, y siendo sinceros, todo giraba alrededor de Marissa, es decir Mischa Barton, quien eventualmente dejó el show e hizo que las cosas se vieran en un terremoto dramático que no dejó a nadie indiferente. Su salida al final de la tercera temporada hizo que los raitings decayeran y no mucho después el programa fue cancelado.

The Vampire Diaries





No es fácil continuar sin tu estrella principal pero eso fue lo que tuvo que hacer esta serie una vez que Nina Dobrev eligió no regresar al programa. Su personaje, Elena, era centro de un drama juvenil sobre vampiros, que tuvo que llenar el espacio con algunas ideas que ya no convencieron del todo a los fans. Técnicamente la puerta quedó abierta ya que su personaje, para fines prácticos, no murió como tal, pero fue casi como si así hubiera sido.

Tags: top series


Más de Ay Ojón