¿Cuántas constituciones ha tenido México?

Una constitución es la ley de un Estado, que determina derechos y obligaciones de los ciudadanos y delimita el poder de las instituciones públicas. Algo así digamos como una ‘ley de leyes’.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos tiene 135 artículos y se estableció como ‘documento con las normas que rigen al país’ en 1917.

No es la primera constitución que tuvo México sino la cuarta. ¿Qué onda con las demás? Aquí un repaso.

La Constitución de Apatzingán de 1814



Después de la Guerra de Independencia y la muerte de Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos se quedó con la tarea de encaminar al país hacia una independencia real, es decir, un nuevo gobierno. Entonces se formó un Congreso y ese gobierno tenía que crear un gobierno independiente. Para que esto fuera posible debía haber ciertas reglas que cubrieran los puntos importantes por los que la gente luchó, por ejemplo, declarar la independencia de México (obvio), prohibir la esclavitud o decretar una división de poderes. Aquel texto se basó principalmente en la Constitución de Cádiz así que traía ideas españolas ya arraigadas en México como leía por ejemplo su primer artículo: La religión católica, apostólica y romana es la única que se debe profesar en el Estado. (¡¿What?!) Y aunque venían en ella otras cosas más padres, como ‘La ley debe ser para todos’, esta constitución nunca entró realmente en vigencia porque en 1815 Morelos fue fusilado.



La Constitución de 1824



Tuvo que haber muchos tratados y otras batallas peleadas para que los lucharon por el bienestar de México vieran al fin el fruto de sus esfuerzos y se sacudieran aquel primer tropiezo que terminó en que por un tiempo existiera el Imperio Mexicano, que fue lo que pasó cuando Morelos murió y subió al poder Agustín de Iturbide. Más de uno se dijo: ‘Dar de ser la Nueva España para pasar a convertirnos en Imperio Mexicano no es exactamente una mejora’. Afortunadamente esta gente siguió luchando e Iturbide abdicó en 1823, con lo que se estableció un Supremo Poder Ejecutivo. Naturalmente, hubo un choque de ideales, unos decían que había que copiarles a los vecinos del norte y formar un conjunto de estados unidos entre sí, pero otros creían más en el modelo de estados libres. Los primeros ganaron diciendo, según ellos, que eso era lo que quería la gente y se firmó la constitución que puso a Guadalupe Victoria como primer Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Al menos el primer artículo ya dejaba clara la independencia del país, que ya era un gane.



La Constitución de 1857



Algo debió salir realmente mal porque sólo diez años más tarde, todo se fue en picada. Resulta que eso de que ‘es lo que la gente quiere’ no era exactamente lo que la gente quería y varios territorios comenzaron a pelear por su independencia. Algunos querían ser realmente libres, otros sólo querían pertenecer a otro conjunto de estados, pero no los mexicanos. El gobierno quiso poner orden y entonces declaró que ahora México era una República Federal. No tardó para que decidieran que debían haber nuevas leyes, más ad hoc la situación. Si hay que señalar a alguien en este mitote, ese es Antonio López de Santa Anna, que endeudó al país y vendió otra parte. Los liberales, que desde la Independencia venían diciendo ‘¿qué onda, cuándo de veras vamos a ganar?’, pusieron verdadero orden con el Plan de Ayutla, de 1854, que destituía a Santa Anna. Eventualmente quedó la Constitución Política de la República Mexicana de 1857. Y como no todos pueden quedar contentos, esto quedo en medio de la Guerra de Reforma.



La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917



La constitución de 1857 ya separaba al Estado de la iglesia, y era más clara, dados los conflictos que la obligaron a nacer, en cuanto a cosas como la ciudadanía mexicana, los derechos y obligaciones de ciudadanos o por ejemplo la libertad de expresión. Había mucho sobre ser mexicano, pero faltaban puntos sobre cómo opera el gobierno y de eso se encargó la constitución de 1917, que eliminó por ejemplo la reelección en la presidencia. Todo comenzó con el movimiento de Revolución, que arrojó el asesinato de algunos presidentes, como Francisco I. Madero, o el derrocamiento de otros, como Victoriano Huerta. El triunfo de los revolucionarios dio paso a cambiar la constitución (si exigían algo había que hacerlo efectivo). Muchas sesiones del Congreso después, o mejor dicho muchas acalorada discusiones después, el 5 de febrero de 1917 se firmó la nueva constitución, llamada oficialmente Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, que además entró en vigencia hasta el 1 de mayo.



Y desde entonces, no se ha cambiado, sólo ha sido reformada, más de 700 veces, o como algunos dicen, parchada o acomodado, a veces para bien, otras veces no tanto. La actual se parece mucho a la de 1857, en cuanto a garantías individuales, pero responde a intereses más específicos respecto al orden del gobierno, que es donde más se ha cambiado. Ya van 102 años desde que se firmó, y contando.

Tags: constituciones día de la constitución