Asesinos seriales: Leonard Lake y Charles Ng

Grabar a tus víctimas antes de torturarlas es llevar la crueldad a otro nivel
Nuestra obsesión con asesinos seriales cada vez es más macabra y notoria, en especial porque hay quienes se tomaron la libertad de grabar a sus víctimas antes, durante y después de torturarlas, y uno de los mejores ejemplos de ello fueron Leonard Lake y Charles Ng, cuyos videos son casi tan infames como sus crímenes.



Charles Ng nació en Hong Kong en 1960 y a sus 18 años visitó EE.UU con una visa de estudiante y duró un semestre en la carrera de biología. Una vez que se dio de baja, conoció a Leonard Lake luego de que fueran arrestados por crímenes diferentes. Ng sirvió en la marina con el fin de evadir la cárcel, pero aun así pasó alrededor de un año prisión debido a su mal comportamiento.

Tras ser dado de baja de la marina, él contactó Lake y ambos vivieron en una casa remota en Calaveras, California y juntos secuestraron torturaron a alrededor de 25 personas. Entre sus víctimas estaban sus vecinos, un matrimonio con un bebé y una pareja que acudió a buscarlos tras semanas de no escuchar de ellos.



La pareja de asesinos, ayudados por la novia de Charles, mataban a los hombres de inmediato y enterraban sus cuerpos en los terrenos aledaños a la propiedad, pero a mantenían vivas a las mujeres y las torturaban o las convertían en esclavas sexuales hasta que se aburrían de ellas y las mataban o sucumbían a sus heridas.



Sus crímenes llegaron a un alto en 1985 cuando Charles fue descubierto mientras trataba de robarse un tornillo de mesa de una ferretería y huyó del lugar. Minutos más tarde, Lake trató de pagar por el objeto pero la policía lo interrogó y se percataron de que poseía la identificación de un hombre que había sido reportado como desaparecido, por lo que fue arrestado.



Lake ingirió pastillas de cianuro, las cuales estaban cosidas en su ropa y murió días después, el 6 de junio de 1985, mientras que Charles huyó a Canadá, pero fue arrestado y extraditado. En 1999, él fue declarado culpable por sólo 11 de los asesinatos y fue sentenciado a pena de muerte, la cual sigue esperando hasta el día de hoy.



El legado de los crímenes de ambos hombres reside principalmente en los videos de sus víctimas, los cuales pueden ser encontrados fácilmente en redes sociales, en donde se puede observar la arrogancia y condescendencia que Leonard tenía hacía sus víctimas, además de mostrar algunas instantes en donde las mujeres estaban atadas a una cama y recibían amenazas.

Tags: AY NANITA asesinos seriales crimen


Más de Ay Ojón


Te puede interesar