Civil War 2: Si pudieras cambiar el destino ¿lo harías?

Poder modificar y controlar el destino del mundo, para tener un mejor mañana, aunque conlleve renunciar al libre albedrío es algo en lo que no todos están de acuerdo.

Esa es la batalla que Iron Man y Capitana Marvel tuvieron durante Civil War 2. Una saga que Marvel preparo 10 años después de la Civil War Original y en la que buscaba preparar a su universo editorial en los cambios que vendrían.



La historia arranca con un joven llamado Ulysses, quien tras ser expuesto a las nieblas terrígenas de los inhumanos, obtiene el poder de ver el futuro. Sin embargo, el problema viene en que sus visiones muestran caos, devastación y muerte.

Ya sea uno cataclismo causado por fuerzas superiores a este mundo o por la misma mano del hombre, el muchacho no logra soportar estas visiones, las que además, le hacen daño por lo que busca la ayuda de los Inhumanos y Vengadores.

La primera visión de la destrucción del mundo a manos de un celestial destructor, resulta ser cierta pero afortunadamente los héroes ya tenían su plan de contingencia con la que logran salir victoriosos.



En un inicio parece ser algo bueno, pues la Capitana Marvel planea usar el poder del joven inhumano para prevenir tragedias y batallas que aun no suceden. Iron Man se vuelve en total desacuerdo de esto, pues considera que el mundo y el tiempo como el destino debe “correr” libre y sin interferencia de la mano del hombre o en este caso, de súper humanos, lo que desata diferencias entre ambos líderes.



El problema viene cuando las visiones de Ulysses comienzan a volverse erráticas pero aun acertadas, como un ataque de Thanos a la Tierra donde War Machine muere en combate y She-hulk queda mortalmente herida, lo que finalmente convence a Capitana Marvel de usar el poder de Ulysses para luchar por el mañana.

Iron Man, furioso por la muerte de su amigo, se convence que esto no sucedería si no jugaran a escribir la historia y tras analizar el poder del joven inhumano, descubre que su poder esta basándose en las probabilidades de las acciones que la humanidad toma en cada decisión y no en verdades absolutas.

Lo que finalmente separa a los héroes formando dos equipos: Los que sí desean cambiar al destino, con la Capitana Marvel dirigiéndolos contra Iron man y sus compañeros Vengadores que se han convencido que el destino no debe ser evitado, sino confrontado y aceptarlo.


ENTRE MALAS DECISIONES Y TEMORES

La serie, publicada en 2016 por parte de Brian Michael Bendis, considerado el mejor escritor de Marvel en la última década, le dio un cambio dramático nuevamente a las relaciones que existían entre nuestros personajes favoritos de la editorial.



Por un lado, el concepto de héroe vs héroe que ya se encontraba desgastado y un poco aburrido, se revitalizó al darle una trama muy atractiva pero a su ves, controversial por la manera de narrarla.

El éxito de la serie se basó principalmente en quienes estaban a la cabeza de cada ideología, pues contrario a lo que sucedió con la historia original, esta vez Iron Man estaba en contra de lo que según muchos, “se debía hacer.”



Esto se cuestionó en un inicio pues el personaje podría funcionar en ambos lados de la red, por lo que esta ocasión, no defiende su punto contra un moralista como Steve Rogers sino contra Carol Danvers, quien a lo largo de la serie se convence a sí misma que las decisiones que toma para que el mundo siga girando, no son malas ni erróneas, sino justas, haciéndola ver más como una líder que como una Visionaria.

ACEPTABLE PERO NO EXCELENTE

Aunque el cómic tuvo un inicio espectacular y arraso con ventas, los lectores consideraron que la trama se alargo demasiado a lo largo de 8 números, mismos que fueron cayendo en una situación repetitiva del guión, con las visiones del personaje Ulysses, cada vez más inexactas y con peleas de héroes luchando por la razón mientras que se olvidaban de lo importante, salvar al planeta.

El “final” de la serie fue ampliamente criticado por los fanáticos al no darle un cierre justo a la discusión y dejar fuera del juego a Ulysses, elevar el estatus quo de Capitana Marvel y descansar a Iron Man en la banca, así como de preparar lo que vendría después con los sucesos de LEGACY e IMPERIO SECRETO.



Civil War 2 fue una buena idea y en general tiene aspectos muy buenos a considerar, aun con algunas preguntas que dejan al aire como las visiones de Hulk, Steve Rogers y el joven Spider-Man, Miles Morales y el ascenso de Doctor Doom como un nuevo Iron Man, pero que lamentablemente no alcanza a recrear el impacto y tensión que tuvo la original y cuyas repercusiones en aquel momento duraron mucho más y abarcaron más de solo el camino de los Vengadores principales.

Tags: comics civil war civil war 2 capitan marvel marvel ms marvel


Más de Ay Ojón


Te puede interesar