Hereditary: La obra maestra del terror

Los cultos demoníacos son tenebrosos de nuevo
Los cultos que veneran a un tipo de demonio son aterradores por naturaleza, desde la secrecía que hay entre sus miembros hasta las acciones que están dispuestos a tomar para llevar a cabo su plan maestro y la película Hereditary llevó ese tropo al límite y por consecuencia es una cinta increíblemente perturbadora.



Al principio, sabes que algo anda mal con la familia debido a que están lidiando con la muerte de Ellen Leigh, madre de Annie, quien es la protagonista. Tras el funeral, cosas extrañas comienzan a ocurrir, como la profanación de la tumba de Ellen y el hecho que Charlie, la hija menor de la familia, vio al cadáver de su abuela cerca de su casa mientras estaba rodeada de fuego; ya saben, cosas un poco fuera de lo normal.



La tragedia vuelve a azotar a la familia y es cuando la película se vuelve aun más tensa, y sobre todo sospechosa, porque comienzan a aparecer varios indicios de brujería o alguna especie de culto. Es ahí donde el espectador comienza a poner más atención, porque Hereditary está cargado de pistas y detalles que requieren observación y atención.



La segunda vista de la película es más aterradora que la primera, porque es cuando nos percatamos de varios detalles que omitimos en la primera, como cuando se puede apreciar a alguien respirando afuera de la ventana de Peter, el hijo adolescente de Annie:



O cuando la casa pasa del día a la noche y se pueden apreciar a varias personas desnudas alrededor de la casa de Los Graham, quienes resultaron ser los miembros del culto:



Hereditary también obliga al espectador a poner atención auditivamente, porque los diálogos de exposición de algunos personajes son más que eso, en realidad son pistas o elementos de la trama que nos ayudan a comprender el por qué de las acciones del culto, en especial con respecto a Peter y Charlie.

La ausencia de jump scares en la película es la cereza en el pastel, ya que la película cuenta con los elementos suficientes como para hacernos sentir incómodos y horrorizados, en especial durante los últimos minutos de la cinta, los cuales son absolutamente perturbadores, chocantes e inesperados.



Hereditary es una de las mejores películas de terror de esta década y es tan agobiante que muchas personas no la volverían a ver, a pesar de que la amaron, porque es un desgaste emocional entre el horror y la tensión que sufren los personajes, cuyo descenso de cordura también es emocionalmente desgastaste para quien la ve.



Si te consideras un fanático del cine de terror es imperativo que la veas, ya que no debemos dejar que una película como esta caiga en el olvido dentro de la realeza del terror, al contrario, recemos para que en el futuro podamos disfrutar de mas obras tan aterradoras como Hereditary.

Tags: AY NANITA cine