La Masacre de Texas: Una nueva era del terror en el cine

Películas de terror que también son obras de arte
El género de terror es uno de los más antiguos y siempre cambiantes del cine, y cada era del cine tiene su propia cinta característica que marcó a toda una generación. La Masacre de Texas tiene esta distinción por ser considerada como el primer ejemplo del género Slasher, el cual dominó el mercado del terror en los años ochenta y nos dio a los villanos más icónicos como Michael Myers, Jason Voorhees y Freddy Krueger.

La Masacre de Texas también tiene a su villano predilecto: Leatherface, ('Cara de cuero', en español), nombre que se ganó por usar una máscara hecha con la piel de sus víctimas.



Ese detalle en particular fue lo que hizo que los productores de la película la promocionaran con el lema 'Basado en una historia real', ya que Leatherface y su familia de psicópatas caníbales fueron inspirados por Ed Gein, el infame asesino y saqueador de tumbas que fabricó artículos y muebles con las partes de los cadáveres que robaba.



Estrenada en 1974, la cinta fue contreversial por que sus altos niveles de violencia eran considerados 'demasiado' para la época, pero tanto las audiencias como los críticos amaron la película y se convirtió en un éxito comercial, iniciando la era de los slasher en EE.UU.



Muchos elementos del género fueron vistos ahí, tales como: un grupo de adolescentes viajando, un asesino que usa herramientas convencionales como armas homicidas y lo que ahora se le conoce como la Final Girl, o sea aquella mujer que es la única que sigue viva y tiene que enfrentar y/o derrotar al asesino. En este caso, el personaje Sally Hardesty tuvo el honor de ser una de las primeras 'final girls'.



La cinematografía tuvo una gran influencia en el éxito de la película, ya que muchos consideran que la falta de vivencia explícita en las víctimas es compensada por tomas artísticas, composiciones enriquecedoras y una banda sonora tétrica que complementan el lugar en donde se desarrollan los hechos, una zona rural de Texas.



La Masacre de Texas, además de inspirar otras obras exitosas del género slasher (entre ellas, Halloween), inició su propia franquicia que consisten en secuelas, precuelas y remakes, contando actualmente con ocho entregas, algunas mejores que otras, pero todas con el buen Leatherface.



El cine de terror entró a una nueva era gracias a Tobe Hooper y a Leatherface, y, a pesar del declive de los slashers, aun hay varias películas y una serie de televisión en camino, un vestigio del impacto de la franquicia. La violencia y el trasfondo del villano principal son elementos que hacen que cada entrega sean un deleite para el espectador, independientemente si el guión es bueno o no, la formula es efectiva y los sentimientos que los fanáticos del terror tienen por la cinta original pueden hacer que soportemos hasta la peor película jamás hecha, siempre y cuando sea un de La Masacre de Texas.



Tags: AY NANITA películas


Más de Ay Ojón


Te puede interesar