Cinco películas que cuesta verlas de principio a fin

Hay películas fantásticas que podemos ver una y otra vez, y hay películas de las que quisiéramos alejarnos un poquito.

Tal vez por malas o, tal vez, como en este caso, por los temas tan impactantes y difíciles que tratan con historias crudas, bien hechas, pero difíciles en el tratamiento por su contenido.

Estas son cintas buenas, pero no tan fáciles de ver.

Irreversible





No es sencilla de ver, para nada y eso es poco decir. No tiene siquiera que ver con que la narrativa no es lineal. Lo más impactante para muchos es la escena de violación que ocurre a su protagonista, pero luego también el todo que rodea la vida desafortunada y trágica que debe afrontar una vez que en un instante cambia su mundo, y sin haberle hecho nada malo a nadie.

Anticristo





Lars von Trier propone un relato crudo y emocional que lidia con dolor, pérdida, muerte, desilusión, abandono, culpa y más, mucho más. La tensión en pantalla es difícil de digerir y es que sigue a una pareja que tras la muerte de su hijo se recluyen en una cabaña en medio de la nada. Sólo que para superar el dolor, hay que afrontar muchas cosas emocionales personales antes.

La naranja mecánica





La experiencia vale la pena y es un clásico que se ha ganado con creces su lugar en la historia de la cinematografía, pero los temas que trata no son cosa pasajera. Lidia con buen tino y reflexión tópicos como la humanidad, la crueldad, la violencia y la alienación, por ejemplo, pero sólo si se hace un propio debate y crítica de lo que se ve. Si no, verla puede ser así como un trago amargo.

Réquiem por un sueño





Las actuaciones junto con la historia ofrecen una buena mirada al tema de las adicciones, pero en ello es impactante por cómo aborda. Es muy interesante en su trazo pues pone al centro a una

serie de personajes que lo pierden todo, y se pierden a sí mismos, por una necesidad de consumir drogas y que los lleva al punto límite. Imperdible pero no que queramos verla a cada rato.

Mother!





Interesante y muy bien dirigida por Darren Aronofsky, no es fácil de ver; digamos que no será del gusto de todos los públicos porque se carga de simbolismos que pueden ser interpretados de miles de formas (¿el personaje de ‘madre’ se refiere a la ‘madre naturaleza’ y habla de cómo abusamos de lo que nos da?). Ahora, esa incentivaría a verla una y otra vez, pero no tanto a todos.

Tags: cine películas entretenimiento


Más de Ay Ojón


Te puede interesar