Swamp Thing, héroe con mensaje ecologista

Una serie que está causando mucha expectativa con su próximo estreno para servicio de streaming, es la tan esperada Swamp Thing o La Cosa del Pantano, por parte de DC Comics y Warner. Pues sus avances se ven prometedores y para los entendidos, lucen con referencias fieles al material original de los cómics. Pero como se dijo, esto más que nada para los lectores más longevos de la editorial. Pero para algunos un poco más contemporáneos que se conforman con la acción de las series regulares de DC y la más jóvenes que apenas empiezan, está la duda de saber porqué Warner apuesta por un personaje “relativamente nuevo”. Cuando en realidad, es mucho más viejo de lo que la gran mayoría erróneamente cree.



LA CASA DE LOS SECRETOS



Creado por el escritor Len Wein y el dibujante Berni Wringston para el cómic HOUSE OF SECRET, un titulo que DC usaba para contar historias de terror y suspenso, pero autoconclusivas en su mayoría, habla sobre el homicidio de un científico llamado Alex Olsen a inicios del siglo XX, el cual investigaba en los pantanos de Luisiana sobre la flora local y sus métodos auto regenerativos, pero una explosión provocada por un colega ambiciosos, causaría que tras su muerte, los químicos que usaba para su investigación junto con algunas plantas, estos lo transformarían en una criatura vegetal que buscaría venganza y justicia.



Un inicio considerado bastante sencillo pero eficaz, tanto que la DC le sugirió a sus creadores que continuaran con el titulo y desarrollaran de mayor formal al personaje para explotarlo mas que sólo un cómic efímero. En un inicio ambos negaron este plan, pues el concepto de Swamp era para una entrega única y dejarlo así, como cualquier historia de horror. Sin embargo, al saber que se les daría libertad creativa para trabajar al personaje como a ellos les pareciera mejor, aceptaron continuar la historia, pero bajo sus términos.



REINICIANDO AL PERSONAJE



Al ver el potencial que Swamp tenía por ser un personaje nuevo y sin ninguna limitación previa, Wein había decidido hacer todo desde cero, usando sólo el argumento inicial y cambiando el nombre del científico principal, cosa que sería aprovechada tiempo después por otros escritores, aunque ahora en tiempos modernos pero manteniendo el origen intacto sobre una investigación de la flora por parte de un científico en los pantanos más profundos de Luisiana, esta vez siendo un hombre llamado Alec Holland y su posterior asesinato que lo llevaría a convertirse en La Cosa del Pantano.



Las verdaderas razones de por que Wein cambio tanto el nombre del científico como el tiempo en que corrían ambas historias, se justificaron por el hecho de que en realidad no importaba quien fuera el humano en cuestión, sino el lugar y las razones de su muerte, ya que en el transcurso de los cómics de Swamp Thing se descubrió que en realidad, eso era sólo un camino para que la tierra, a través de lo verde, escogiera un campeón que luchara por ella contra las injusticias ecológicas que ésta sufría por parte del hombre.



Aunque en diferentes números, Swamp combatió criminales y en verdad realizó labores heroicas, el titulo y el personaje no estaban completos del todo y le hacía falta la llegada de un escritor que lo reinterpretara por completo y dándole la popularidad que al día de hoy está gozando. El escritor en cuestión no podría ser otro que Alan Moore, famoso por hacer historias duras, crudas y por demás oscuras con su toque personal.

DE MONSTRUO DE TERROR GENÉRICO A PERSONAJE DE CULTO



Alan Moore cambia las razones y orígenes del personaje para darle una mayor profundidad personal y existencial, algo que atrajo a muchos lectores y que volvió un best seller al cómic. De entrada, sabemos que en realidad los químicos y plantas que se investigaban, se habían alterado mutuamente creando conciencia a las plantas y tomando el cadáver de quien murió en su entorno, en este caso el Dr. Alec Holland, por lo que Swamp creía firmemente que él era Holland resucitado, pero en realidad no lo era, sino la conciencia de las plantas tomando sus memorias y usando su cuerpo para proteger “lo verde”.



A partir de ese momento, Swamp comenzó a tomar caminos más oscuros para lo que un cómic mainstream de los años 70/80 podría soportar, desde temas sobre homicidios justificados por parte del “héroe” del cómic, como una supuesta encarnación divina de deidades vegetales, así como un “romance” entre un ser que ya no es un humano y una mujer humana, pero siempre con un mensaje un tanto brutal sobre el medio ambiente. Pues Moore, estaba convenciendo poco a poco a los lectores, que Swamp no era un héroe convencional como tal y que sus enemigos, era en realidad el hombre por el simple hecho de ser humanos y estos son los que más castigan a la naturaleza con sus experimentos y contaminación.

El manejo de Moore a Swamp hizo eco en todos los lectores de cómics de la época por igual y por consecuencia, convertirlo en el personaje de moda. Pero por desgracia y como siempre queda claro en los cómics, no todo lo bueno puede durar sino lo sabes manejar.



ENTRE FRENOS CREATIVOS Y TROPIEZOS



Cuando el cómic se había vuelto lo bastante popular y que la misma DC reconoció que estaba a la par de ventas con Batman, algo bastante descomunal a los años 80, comenzaron a prestarle más atención y exigirles más a los equipos creativos que estaban rotando en el cómic, esto para asegurarse que no se perdieran lectores. Pero esto fue justo lo que mató la popularidad de Swamp. Aprobando una película del personaje, la cual aunque fue bien recibida por varios fanáticos con una crítica favorable, no cumplía con lo esperado.



Además, que a su vez y como se dijo ya, DC comenzó a alterar los guiones de los cómics, que estaban ya subidos de tono al nivel para publico maduro, pues quería que las historias fueran para todo mundo y no sólo para quienes buscaban una historia inteligente, el caso más controversial de esto fue cuando el número 88 del título, el escritor de ese momento, Doug Wheeler. decidió introducir a Jesucristo como personaje secundario. DC no lo permitió por lo que Wheeler renunció y se llevó con él a una buena parte de los fanáticos, los cuales ya estaban cansándose de las restricciones de DC. Cabe destacar que aún no daban carta abierta para cosas como Vertigo, donde se hacían historias más maduras.

Desde entonces, el personaje, aunque constante en el Universo DC, no ha logrado volver a capturar la esencia del concepto original y mucho menos la de Moore. Aunque lo usan mucho últimamente en series de televisión animadas y películas breves de otros personajes, será la adaptación a estrenarse en fines de mayo la que ha prometido volverlo a poner en el mapa como en sus buenos tiempos, eso es algo que sólo el tiempo y los fanáticos dirán.



Tags: geek cómics DC cómics swamp thing cosa del pantano ecologista