Elementos que los cómics deberían de dejar de abusar

Ventas, ventas y más ventas, no podemos dejar que bajen las ventas.” Las palabras que, en algún momento, el editor de Marvel Bob Harras, uso al expresar en una convención de cómics el porqué permitió y ejecutó movidas desesperadas para evitar que la editorial cayera más de lo que se encontraba desde mediados a fines de los 90, su tiempo como jefe. Ya han pasado casi 20 años desde su salida de Marvel y es el actual responsable de que DC se encuentre como está en estos tiempos, pero hoy en día sus palabras pesan demasiado para muchos fanáticos que están resintiendo elementos narrativos o comerciales que funcionan bien para mantener el interés de la gente en los cómics, aunque muchas veces, se abusa de forma exagerada y se pierde la originalidad y por ende, la efectividad.

PORTADAS VARIANTES A LO QUE TE SABE



En su momento, todo un deleite. Muchas personas saben que no siempre se puede tener un cómic con una buena historia que enganche por completo, pero el dibujo suele ser un asunto distinto, en este caso hablamos de las portadas. Un cómic mensual sale con una portada que deba transmitir o contar de forma condensada lo que veremos en las páginas de la revista, pero al tratar de sacarle más jugo a la venta, muchas editoriales recurren a sacar una portada variante por algún dibujante invitado que no es siempre el que desarrolla la historia. Este elemento se fue al traste para muchos cuando entrada ya bien la actual década, MARVEL y DC, así como muchas Independientes, llegaban a sacar de un solo cómic mensual, más de 4 o hasta 6 portadas variantes. Algunas en menor cantidad que otras y en ciertos casos, como ediciones exclusivas. Esto ya no es tan divertido como se cree, sino todo un ataque directo al bolsillo del fan. En los 90 se usaban las portadas “con truco”, aquellas que tenían prisma, pintura fluorescente o podías desdoblarla, misma que también era una novedad al mes, pero después se volvió un desastre.



DEMASIADOS FREELANCE



Un tema que no es tan reciente, pero que hoy en día ha traído algunos problemas de programación de imprenta. Muchos lectores que fueron niños en los 90, hoy en día adultos jóvenes, han dedicado su vida a la historieta, sea escribiendo o dibujando, pero con el detalle que al ser gente que apenas va iniciando, las editoriales los contratan sólo a tiempo parcial y en algunos casos, sólo para cierta cantidad de números.

¿Cuál es el problema aquí? Ellos son mucho más baratos que los creativos veteranos. En los independientes esto es más que obvio, pero en las dos editoriales más grandes, este caso si bien ha logrado funcionar de manera tan efectiva, que ambas tienen subsellos dedicados en su totalidad a los nuevos creativos de estos tiempos, pero cuando se les asigna un trabajo establecido de ciertos títulos clave, bueno, no todos pasan la prueba de fuego. De hecho, casi nadie. Marvel ha tenido problemas pequeños y grandes con algunos dibujantes que no terminan un cómic en el tiempo acordado, causando retrasos a la hora de la impresión.

Muchos de ellos incluso, acusando por medio de redes sociales, a la editorial de explotadora de personal y victimizando a si mismos. DC no se quedan atrás, hace poco, hubo una recontratación muy seria de varios escritores y dibujantes de antaño, los que eran mucho más responsables y serios. La razón se debió a ciertos dibujantes que se negaban a realizar páginas como el escritor las pedía sino se hacían cambios que ellos solicitaban para hacer “mucho mejor” la historia. Uno de esos casos, saco a Jim Lee de su oficina de ejecutivo y volvió a los restiradores con sus lápices para cumplir con trabajos que algunos dibujantes nuevos “negaban”. Es bueno dar oportunidades de trabajo a nuevos valores, pero el problema es darles tanta libertad si estos apenas van empezando y se sienten a la altura de Stan Lee.



COPIA Y PEGA GUIONES



Este caso fue de hecho, criticado por muchos escritores veteranos. Tomas un cómic de Marvel del 2007 a la fecha y no importa si es bueno o malo, si es parte de una saga muy importante o un sencillo 'one shot', puede que sea incluso sólo un numero de relleno, pero al menos te toparas con una historia desde la primer página que ya esta empezada o avanzada, con escenas salteadas entre “hace horas” o “justo ahora” y llevándote de golpe a una continuación o un clímax predecible. O en su defecto, deja demasiadas preguntas y puertas abiertas que son demasiado pequeñas para tomarlas en cuenta fuera de la historia en general, pero que más adelante te toparas de nuevo. Hablamos de narrativa que no se esfuerza por desarrollar mucho la historia sino de ponerla en nuestros ojos inmediatamente para ir preparando el camino a otra cosa.

En varios momentos, esto funciona de maravilla e incluso es hasta justificado, pero por desgracia y como se dijo más arriba, ya son años de hacer lo mismo una y otra vez, sin esforzarse en innovar o sorprender. En DC las cosas no son mejores, ya que varios escritores prefieren irse por el camino de lo fácil, colgándose de que “todo es parte de algo mayor por venir” y desde cada reinicio, lo van preparando, en lugar de concentrarse en la historia actual. No es malo, pero es algo que vez en cada número de cada héroe, cada equipo, cada edición especial y pues eliminas demasiado la sorpresa.



RENOVARSE CADA AÑO



Tal vez es el punto mas criticado en la modernidad, en Marvel tenemos la iniciativa, Reino Oscuro, La era heroica, ¡MARVEL NOW!, Totalmente nuevo y diferente y corriendo en estos días, Legado.

¿Qué hay en común de todos esos eventos anuales, así como los que faltaron nombrar? Que todos sirvieron para renovar a la editorial. Cada uno cerraba ciclos y habría otros que ni siquiera debían cerrarse o abrirse aún. Todo en nombre de atraer a los cómics al público ganado gracias al MCU y quienes al haber visto algo en pantalla, querían verlo lo más idéntico posible en los cómics o no lo comprarían. Esto funciono para los lectores nuevos, que, en su mayoría, no se quedaron. Pero alejo a demasiados fanáticos de corazón que se sentían traicionados por historias que daban al traste con otras de los viejos tiempos o peor, renovaban malas historias para un bien mayor.



DC ni siquiera merece mención en esto. Cada CRISIS ha sido un reinicio masivo y descarado, convirtiendo a la CRISIS EN LAS TIERRAS INFINITAS de los 80, como una burla o una servilleta para cada vez que un editor vea la necesidad de reiniciar la editorial, recurrir al elemento de “un multiverso nuevo”.

En conclusión, muchos de esta clase de estrategias son buenas, muy buenas en verdad si las sabes manejar como se debe, el problema viene cuando lo convierten en zona de confort y terminan por abusando tanto de ello, que cuando llega algo nuevo o novedoso, difícil pero posible, los lectores ya no lo toman con importancia.

Tags: geek cómics dc marvel