Sleepaway Camp, más que un clon de 'Viernes 13'

Ninguna otra película de terror ha tenido un final más impactante
En los ochenta, tras el éxito de la franquicia de Viernes 13, se produjeron inmensidad de películas 'clon' que seguían la misma fórmula de adolescentes acechados y asesinados por un personaje misterioso mientras acampaban en un lago pero entre el montón, una de ellas logró sobresalir por varias razones, entre ellas, su final chocante, me refiero al clásico de culto Sleepaway Camp.



La trama parece algo sencilla y simple: Un campamento de verano en medio de un bosque y un asesino desconocido que comienza a hacer de las suyas, pero la escena inicial nos da un pequeño vistazo al pasado de una de las protagonistas, Angela, quien perdió a su hermano y a su padre tras un accidente en un lago. Tras la tragedia, fue adoptada por su tía Martha y será enviada junto con su primo, Ricky, al campamento Arawak por primera vez.



La timidez y el mutismo selectivo de Angela la hacen un blanco de burlas y acoso por parte de los otros campistas y hasta de algunos adultos, pero a lo largo de la película, su primo la defiende con agresividad. Cuando casualmente las personas que fueron malas con Angela comienzan a morir o resultar heridas, nos damos cuenta que la seriedad de la pequeña huérfana es el arma perfecta para que nadie sospeche de ella.



Durante el transcurso de la película vemos los típicos elementos de una película del genero, entre ellos, tensión sexual entre adolescentes, adultos estúpidos y una pésima organización del campamento, el cual debió suspenderse desde la primera muerte pero, pues, ya saben como eran los ochenta.

Algo notorio y único de Sleepaway Camp son sus diálogos y la manera en la que murieron las víctimas, ya que al escuchar hablar a los personajes, parecen que en verdad son unos pubertos que sólo usan su boca para insultar y ser insoportables mientras que algunas muertes involucran métodos inusuales como atacar a alguien con abejas o penetrar a una mujer con una plancha para el cabello. Ouch.



Lo más memorable y perturbador de la película es el final, cuando se revela que Angela es en realidad un hombre ya que en realidad su hermana murió en el accidente mostrado al principio de la película pero su tía, por alguna extraña razón, la crió como niña desde que fue adoptada. La manera en que fue revelado el secreto también es icónica, pues el director decidió mostrar los genitales de Angela (en realidad eran los de un actor que se puso una máscara), escena que ha sido parodiada infinidad de veces.



El plot twist y su manera explícita de revelarlo, así como los diálogos auténticos y la relación fraternal entre Ricky y Angela, separan a Sleepaway Camp del resto de las cintas genéricas creadas a partir de Viernes 13 y hasta el día de hoy goza de fama entre los fans del terror y del circuito de películas de media noche, conviritiéndola en un clásico moderno.

Tags: AY NANITA películas terror