The Babadook: ícono LGBT y del cine de terror

Una película de terror que da miedo por su narrativa y no por trucos baratos
Australia suele albergar cosas que nos provocan pavor, como arañas enormes, tiburones gigantes y algunas de las serpientes más venenosas del planeta, pero sin duda lo más aterrador que ha salido de ese país es El Babadook.



Jennifer Kent logró que su ópera prima se convirtiera en una de las mejores películas de terror del siglo gracias a su énfasis en sus personajes, narrativa y alegorías, pero sobre todo, al villano que aterroriza a la pobre Amelia, el Babadook.



Al principio, parece que el Babadook es un ente que decidió atormentar a la pobre madre soltera y a su hijo, Samuel, pero conforme avanza la película, el espectador recibe indicios de que el monstruo podría ser una manifestación de la demencia que sufre Amelia tras perder a su esposo, por lo que comenzamos a perder un poco de simpatía por ella.



Lo grandioso es que Amelia llega a ser una verdadera amenaza para su hijo, desde que le gritó por que él colmó su paciencia hasta la pequeña persecución dentro de su casa, pero todo cambia cuando ella por fin se enfrenta al Babadook y le dice que no le tiene miedo y tras no doblegarse ante la ira del espectro, él parece perder poder sobre ella.



El final confundió a miles de personas, de las cuales un gran porcentaje terminó enojado por su cierre ambiguo pero a la hora de analizar qué pasó, la respuesta es bastante clara: El Babadook es la personificación y manifestación del dolor que ella siente por estar en duelo por el fallecimiento de su esposo, por lo que en la lucha con su 'demonio' interno, ella terminó afectando e hiriendo a su hijo.



Al final, tanto Amelia como Samuel aprendieron a convivir con el duelo, el cual seguía ahí pero ya no era dañino para ambos, acción que fue representada de una manera metafórica en la película.

Tras las buenas críticas en festivales de cine, The Babadook llegó a Netflix y al poco tiempo, tras una imagen compartida en Tumblr en donde el servicio de streaming pareció catalogar la películas en la sección LGBT, el famoso monstruo se convirtió en un ícono gay.



La comunidad LGBT adoptó al excéntrico ser, lleno de maquillaje y con un atuendo fabuloso, como uno de ellos. Incluso algunos bromearon que ellos fueron el 'Babadook' de su familia al provocarles incomodidad y ser percibidos como dañinos para la estructura familiar hasta que fueron paulatinamente aceptados.



Kent, como directora de la película y creadora del personaje encontró toda esa situación como hilarante y llegó a decir que todo fue un plan del Babadook para mantenerse vivo.



La película como su protagonista ahora son considerados como ejemplares del cine de terror moderno y como una obra que logra ser angustiante y aterradora sin la necesidad de jump scares y como su directora declaró que no tiene planes de hacer una secuela, podemos quedar tranquilos que de el Babadook no será arruinado por una franquicia innecesaria.

Tags: AY NANITA películas terror