Boy's Don't Cry: Un crimen de odio llevado a la pantalla grande

Que bonito es cuando no sensacionalizan la dramatización de un homicidio
Las películas basadas en crímenes reales son populares debido a que su dramatización ofrece detalles más claros para que nos ayuden a entender cómo y por qué pasaron las cosas y una historia se puede disfrutar más cuando el guión no se aleja de la realidad y presenta a los hechos como fueron cosa que Boys Don't Cry hizo muy bien.



Ambientada en Nebraska a principio de los noventa, Boys Don´t Cry nos muestra cómo fueron las últimas semanas de vida de Brandon antes de que fuera violado y asesinado por dos sujetos en un acto de transfobia. Hillary Swank, una mujer, interpretó a Teena e hizo un magnífico trabajo.



Kimberly Pierce, en su debut como directora, logró llevar la historia de Brandon Teena a la pantalla grande. A lo largo de la cinta nos damos cuenta quién es Brandon y averiguamos que es un hombre transgénero que no se ha sometido a tratamiento hormonal o a una cirugía de cambio de sexo pero que vive su vida conforme a su identidad de género.



La cinta logra transmitir la esencia del medio oeste de los Estados Unidos y la cultura de la clase trabajadora de la región por qué ambas cosas fueron factores que contribuyeron al trágico desenlace de Brandon. Además de ser un relato sobre un homicidio, la película también logra ser una exploración de la clase social y libertad sexual, específicamente la identidad transgénero, en la sociedad de aquella región del país.



Pierce pasó años creando la película, desde conseguir el financiamiento hasta el riguroso proceso de encontrar a una protagonista. Swank mintió sobre su edad para obtener el papel y usando la directora la cuestionó, la actriz respondió: 'Eso es lo que Brandon hubiera hecho', acción que le aseguró el protagónico.



La cinta es un deleite visual debido a la iluminación y cinematografía, además de las increíbles actuaciones de Swank y Chloë Sevigny. No es excesivamente emocional pero sí es cruda a la hora de presenciar los eventos que Teena sufrió por ser transgénero, como ser golpeado, violado y al final, asesinado.



La obra es un tributo hacia Brandon y una oda a las víctimas de crímenes de odio en especial los que fueron incitados por la orientación sexual o identidad de género de la víctima. Los temas delicados tratados no se sienten explotados y se puede apreciar la intención de la directora, de la admiración y respeto que sentía por Brandon y su valentía por atreverse a vivir su vida como él quería.



Tras su estreno, la película fue aclamada por los críticos y fue bien recibida por la comunidad LGBTI aunque la madre de Brandon así como algunas personas que fueron representadas en la película tuvieron sus objeciones.

Boys Don´t Cry puede ser interpretada de muchas maneras, como una denuncia a la violencia hacia las personas transgénero, como un relato honesto de un crimen o como una manera de recordar a Brandon; de cualquier manera, la obra es parte del legado de Teena y su deseo de libertad.

Tags: CELEBSTARS películas LGBTI