Dark Avengers, el lado siniestro de la justicia

Es mejor probar algo nuevo que quedarse con las ganas de saber que pudo ser y en los cómics esto es algo muy habitual, no siempre con buenos resultados, es cierto, pues muchas veces se retira de la zona confort tanto a los personajes como a los lectores. Pero se dan los casos, en que el resultado termina siendo muy bueno, incluso si eso significa darles el protagonismo total a los villanos como “héroes”, justo como lo hizo Marvel comics durante su maxi evento: El Reino Oscuro.

Aprovechando el “draft” de creativos que la editorial tuvo en diferentes títulos y continuando con su tendencia de usar consecuencias de sagas pasadas para crear más eventos así de grandes, Brian Michael Bendis se jugó por un año, una carta que no muchos vieron venir pero que funcionó bastante, convertir a varios villanos en Vengadores, pero no que se hayan redimido o cambiado de bando, sino que la pura suerte los puso allí y sabiendo aprovechar esta base para sus comics, Marvel dio un giro muy drástico.



De la invasión a la Oscuridad



Durante la batalla final de la humanidad contra la raza alienígena Skrull, varios superhéroes y villanos tuvieron que hacer a un lado sus diferencias y luchar por el planeta, salvar al mundo fue cosa de todos en ese momento sin importar nada, lo que nadie esperaba fue que tras la victoria, el gobierno de los Estados Unidos y la ONU, le cedieron el control completo de SHIELD a Norman Osborn, quien hace años fuera el criminal Duende Verde y líder de los Thunderbolts, un equipo de criminales obligados a realizar misiones de alto riesgo. Esto debido al fracaso tanto de Nick Fury como de Tony Stark para proteger a la tierra y dejar claro que no podían ser objetivos y dejar de lado sus convicciones personales para hacer lo necesario. Osborn asesinó en medio de la batalla a la líder Skrull, Veranke. Pero en ningún momento aprovechó la situación para sacar ventaja contra alguno de sus enemigos, como Spider Man, Stark o Fury. Y al final, todo cambio para el mundo.



Osborn presenta al mundo a los nuevos Vengadores, un equipo un tanto radical y más extremo a los ojos del mundo, quienes pensaban que se trataba de los mismos héroes de antaño que siempre han protegido a la sociedad, pero no podrían estar mas equivocados. Osborn toma la identidad misma de Iron Man, ahora como Iron Patriot, Venom se vuelve Spider-Man, Bullseye es Ojo de Halcon, Moonstone es Miss Marvel, Daken el hijo de Wolverine toma su identidad además de tener al héroe lunático Sentry, manipulado por Osborn y al dios de la Guerra griego, Ares. Juntos, son los VENGADORES OSCUROS, tal vez, el equipo más extremo que alguna vez viéramos de estos personajes.



CAMBIO DRÁSTICO, PERO NECESARIO



Dado que la época en que Marvel decidió hacer este arco argumental, la editorial atravesaba por un periodo muy positivo en sus ventas, muchos se sorprendieron del cambio tan sorprendente, el cual no fue tan corto, pues el titulo principal duro 12 números y, además, todos los títulos de la editorial que fueran de la continuidad general, se vieron afectados por esta situación. Desde ver a los viejos héroes como fugitivos, como algunos uniéndose a Osborn y su régimen ya sea por presión o voluntariamente y otros, muriendo a manos de estos Vengadores. Aunque Michael Bendis, escritor estrella de la editorial, afirmó que todo era parte de una transición necesaria para la editorial de lo que seria el regreso de todos los héroes a su viejo estatus antes de la Guerra civil original, la situación termino siendo mucho más grande. El cambio funcionó, contra toda idea de que sólo sería “pasajero”, los lectores amaban a este equipo y sus aventuras, además del caos que dejaban atrás cada vez que aparecían. Entonces ¿Qué sucedió al final?

Mal Marketing



Una cosa que todas las editoriales de cómics hacen, sin importar si son las grandes o las independientes, es explotar algo hasta la saciedad, hasta exprimirla por completo sin importar que ya no sea igual de impactante que al inicio. Lo que causó la conmoción de que por que Marvel, cuando acabó con el arco, no continúo usando el concepto o por lo menos lo uso más, Bendis aseguro que fue por tratarse de una “moda” pasajera y que no podían desviarse de lo planeado. Citando a la competencia representada por DC: “Ellos tienen un equipo que es básicamente lo mismo, un grupo de super villanos capturados por el gobierno y obligados a realizar Misiones suicidas. Pero, aunque son constantes, no son rentables en realidad, sólo mira cuantas veces lo han intentado, es claro que el público le gusta sólo por el momento, pero después lo rechazan.” Es obvio a quienes se refería, cosa graciosa si tomamos en cuenta que hoy por hoy, los villanos tienen el mismo fanatismo que un héroe. Al final, se dijo que Los Vengadores Oscuros no llegaron a más de lo esperado debido a un mal manejo de mercadotecnia editorial, además porque los mismos jefes estaban conscientes que no estaban planeados para llegar más lejos, lo que implicaba no darles la misma importancia. Tiempo después, los veríamos nuevamente como un equipo enemigo regular de los Vengadores, pero ya sin tanta fuerza como al inicio.



Sea como sea, el experimento fue bueno, pasajero y sólo de transición, pero muy bueno y recordado con mucho cariño por los fanáticos, que si hoy volviera Marvel a intentarlo, probablemente funcionaria una vez más.

Tags: geek cómics Marvel Marvel Comics Avengers