MARVELS, la mejor historia de Marvel

El mundo estaba cambiando con la segunda Guerra Mundial, era obvio para todo el mundo. Los aliados se preparaban para repeler el ataque del Reich, la sociedad norteamericana vivía con miedo del inminente conflicto bélico se saliera de control y el crimen de paso, estaba en su máximo apogeo. Phil Sheldon salía de la preparatoria para dedicarse a la fotografía y ser testigo del cambio por venir en el mundo, pero nunca imaginó que ese cambio sería encabezado por un soldado que vestía la bandera norteamericana con un escudo, una antorcha humana y el rey de la Atlántida, ellos eran tan sólo el comienzo de la era de las Maravillas. Eran los Marvels.



En 1994, el mundo de los cómics, sufrió un cambio radical en cuanto a la manera de contar novelas gráficas como no se veía en años, muchos críticos, fanáticos y autores concuerdan que la obra maestra de Kurt Busiek y Alex Ross, fue el verdadero cambio generacional que la industria tenía años buscando y de eso en delante, muchos cómics sea de la editorial que sea, tenía una breve influencia por esta historia. Kurt Busiek tenía años diseñando un guion para una historia única y auto conclusiva que narraría la manera en que el mundo veía a los metahumanos desde el inicio, con miedo, incertidumbre y horror, pero a su vez, con algo de entusiasmo, alegría y emoción. Aunque ya tenía tiempo laborando en cómics, su fuerte eran los independientes como HARRIS COMICS y ECLIPSE COMICS, mientras en DC había hecho números sueltos o de relleno y en MARVEL apenas estaba iniciando, por lo que algunas personas no le veían el visto bueno a leer una historia sobre el universo Marvel desde la perspectiva de un ciudadano común como testigo, algo que ya se había visto en más de una ocasión en diferentes momentos de algunos superhéroes, pero todos los que leyeron la obra sin mucha expectativa, se llevarían una increíble sorpresa.



Contando con un dibujante aun verde, pero que estaba por convertirse en uno de los talentos más exitosos y rentables del medio, Alex Ross, el escritor estaba listo para sacar su visión de la casa de las Ideas, con miedo, desesperación, pero a su vez, con esperanza.




TODO A TRAVÉS DE LA LENTE DE UNA CÁMARA



El protagonista de la historia, Phil Sheldon, fotógrafo amateur, tenía como objetivo dedicarse a ser fotógrafo de guerra hasta que la llegada de las Maravillas, como el las llamo, lo fue cambiando de parecer poco a poco. Siendo testigo de la creación del androide, Antorcha Humana el cual seria una fuerza del bien, pero que rápidamente fue repudiado por el público en general por temor a lo desconocido, Sheldon dedicó parte de su carrera a seguir la pista de este extraño “héroe” lo que lo llevó a conocer también de cerca tanto los ataques del rey Atlántico, Namor en contra de las invasiones humanas a los mares a causa de la guerra y lo que le daría su marca facial mas reconocida, perder un ojo a causa de la batalla de estos prodigios. Esto muy lejos de desanimarlo, lo hace entender que no es mas que solo el comienzo y que alguien debe ser el testigo.



Alguien tiene que estar allí y entender el porqué. Pero el trabajo de Sheldon no será sencillo, pues aunque a momentos, el mundo está sorprendido por estos “nuevos dioses” modernos, también están aterrados de que tomen sus vidas en medio de sus batallas, cosa que sucederá en más de una ocasión. Lo que generará mucho miedo y siendo el mismo Sheldon una prueba de que nadie esta exento de sufrir consecuencias a causa de dichas peleas, lo hará dudar de si el mundo en verdad los necesita o no. Pasaran los años desde la desaparición del Capitán América, Sheldon ahora sigue adelante con su vida y profesión, felizmente casado y sin incidentes de mayor índole, hasta la llegada de una nueva generación masiva de MARVELS, lo que hará volver a Sheldon a ser el testigo del amanecer de la llama “era de las Maravillas”. Contando y atestiguando la llegada de los Cuatro Fantásticos, la intolerancia a los Hombres X, el día que el dios del trueno bajo del cielo para proteger a la humanidad, la destrucción de Hulk en busca de la paz y el momento que lo marco para siempre, la muerte de la joven Gwen Stacy en medio de una batalla entre El Hombre Araña y el Duende Verde, haciéndolo renunciar al ver como los medios, se enfocaban solo en el lado negativo de estas maravillas y olvidaban que a fin de cuentas, solo trataban de salvarnos.




LA ODISEA MAS HERMOSA DE MARVEL COMICS



Es innegable, pero hay un antes y un después muy grandes por MARVELS, la misma editorial no pasaba por un buen momento en ese tiempo, ya que sus ventas no estaban generando el mismo ingreso que percibían a fines de los 80 y comienzos de los 90, mientras que la competencia se había atorado en una zona de confort por sus grandes sucesos y eventos que le aseguraban una audiencia cautiva. Lo que Busiek hizo no fue nada nuevo, eso es cierto, pero revitalizo por completo la idea de lo que es ver las aventuras de los superhéroes desde una perspectiva propia, usando a su personaje Sheldon como los ojos del lector y usando una narrativa tan inteligente que es a su vez, compleja para un cómic pero sencilla para comprensión de la lectura, que le da la sensación al lector de realmente entender lo que ocurre y ponerse en los zapatos del protagonista. Si eso fuera poco, aquí es donde vemos por primera vez el increíble talento de Alex Ross en todo su esplendor, su primer gran trabajo por así decirlo, pintando cada detalle cuidadosamente que muchos paneles de la historia son autenticas joyas artísticas. Desde la batalla de Namor y Antorcha, hasta la fotografía final de Sheldon con su esposa y un muy joven Dany Ketch. De acuerdo con su escritor, la historia era realmente planeada para ser larga y abarcara diferentes épocas de la historia de Marvel, esto último si se hizo, pero al final, con el potencial de mismo guión, se dividió en 4 partes para explorar un poco mas tanto la psicología de Sheldon como testigo de “las Maravillas” y no limitar tanto la historia. Reeditado después como novela gráfica en un solo tomo, esta obra hizo eco en tantos lectores, veteranos, nuevos, ocasionales, en la competencia, en los medios, incluso lectores asiduos a otro tipo de material literario, voltearon a ver este “cómic” y darle el visto bueno. Desde MARVELS, muchos cambios vinieron de cómo contar una historia, como volver mas humanos a los personajes y de las consecuencias de vivir en un mundo así. Volviendo a Kurt Busiek como un escritor de culto y a Alex Ross como el Da Vinci moderno de los cómics.



Una historia muy necesaria para todo buen fan de Marvel, que pase el tiempo que pase, no queda obsoleta y como un buen vino, se disfruta mas con los años.

Tags: geek cómics marvel MARVELS Marvel comics