La última casería de Kraven; una oscura historia de Spider Man

Siempre habrá alguien mejor que nosotros, siempre.



En especial cuando dedicas tu vida a lastimar a otros, siempre habrá alguien listo para detenerte, romperte la cara y enviarte a prisión o al manicomio. Aún cuando tú solo haces lo que haces, “por deporte” y gente inocente sea lastimada. Es lo que Kraven, el Cazador no entendía de Spider-man, el era mejor persona, por que sabia de perdidas, del dolor de no poder salvar a quienes amaba o a simples personas normales, el era un héroe, así de sencillo. Pero Kraven lo miraba diferente, siempre fue su presa y siempre estuvo obsesionado con la araña, pero poco a poco fue perdiendo la cordura a causa de tantas derrotas, tanto odio acumulado de ver como su enemigo sobresalía por encima de él, siempre avante. Había que remediar eso, había que solucionar esa pérdida de honor y el insulto tan grande a su persona, algo justo para demostrar que si estaba a la altura de Spider-man, seria justamente matarlo, enterrarlo y tomar su lugar como nuevo guardián de Nueva York. Y al pie de la letra, sin demora, sin planes sofisticados, sin nada mas que una certera y efectiva bala directo al corazón, Kraven tuvo su última y efectiva cacería. Peter Parker, es decir Spider-Man, no se encontraba en mal momento, solo distraído por la reciente muerte de un viejo ladrón de poca monta, Joey, un delincuente menor que solía toparse seguido con el arácnido y el cual por desgracia, murió. Algo que afectaría a Spidey, pues algo acostumbrado, para mal, a perder gente cercana a él, no vio venir que su alter ego trepa muros perdiera a un conocido por igual. Suficiente distracción por una noche para que Kraven lanzara una red sobre el a medio disparo de telaraña en pleno columpio de edificios y sin decir más, en medio de la noche, la oscura tormenta que no cesaba de caer, se escuchó un único BLAM. Spider-Man acababa de “morir” y Kraven lo sepultaría en su mansión, con todos los honores y respeto por su enemigo, al fin caído, tomando su uniforme negro, con esa enorme araña blanca en el pecho y saliendo a “proteger” la ciudad como Spidey jamás lo habría hecho, con violencia y ensuciándose las manos en el proceso. A Kraven no le interesaba mucho quien estaba bajo la máscara, si tenía familia o no, si era joven o adulto, si lo que hacía era pagado o no, el solo deseaba matarlo y tomar su lugar para recuperar su honor, probándose a si mismo que era mejor que su enemigo. Aunque en verdad, solo lo “mato” por dos semanas, suficiente para aclarar su puto y dejar a Spider-Man devastado, esto por despertar en un ataúd, enterrado vivo y luchando por salir para encarar a su “nuevo yo”.



Obra de culto, de la nada.



Esta historia, KRAVEN LAST HUNT, tomo de golpe a cualquier lector que abrió las paginas de AMAZING, WEB OF y SPECTACULAR SPIDER MAN, muchos sabían que venia “algo” pero nunca nadie espero ese impacto brutal de lo que muchos críticos, fanáticos, autores y competencia misma, han catalogado como “la mejor historia de Spider-Man Jamás escrita.” Incluyendo al mismo creador del personaje, Stan Lee, que, durante una convención de historietas, ovaciono de pie a los autores de la historieta en cuestión, el escritor J.M. DeMatteis, el dibujante Mick Zeck y el entintador Bob Mcleod. Este arco, fue algo que nunca se había intentado en Marvel Comics de esa magnitud, ya había relatos oscuros en DC desde casi siempre, pero no todos pegaban, pero Marvel prefería no hacerlos y cuando les dio luz verde a los autores, simplemente se limitaron a felicitar por igual a los creadores y contar las ganancias del comic.



Last Hunt, fue presentada de forma normal y habitual en los tres títulos principales del arácnido del momento, no tenían la intención de ser trascendentes como lo hicieron, solo querían una obra de terror psicológico y con tonos oscuros depresivos, mismo acto que consiguieron sin mucho problema. La narrativa corre igual que una novela gráfica, tanto en diálogos como en cada panel dibujado, vemos y entendemos el sentimiento de cada personaje, desde el villano como el héroe, así como los intermediarios, Mary Jane Watson, recién casada con Peter, y el monstruo Vermin, objetivo principal de Spidey y Kraven. Este comic fue reeditado en formato blando, prestigio y tapa dura, a la fecha, se sigue vendiendo muy bien y pese que el tiempo ya se comió esta historia, no deja de ser un brutal clásico que no debería faltar en la colección de un buen fanático de comics e historias de horror, sea o no sea fan de Marvel y Spider-Man. Tan buena, que la misma Marvel llego a crear “imitaciones” con el tiempo de sagas que tuvieran ese toque malicioso, incluso DC llego a modificar algunas actitudes de su bati – mina de oro, que concordaran con algunos elementos de The Last Hunt. Un comic de oro, sencillo de conseguir en español en estos días y que, sin temor a equivocarnos, vale enteramente la pena.



“Soy Kraven la bestia. Mi mente es rabia y gloria. Mi corazón es fuego y orgullo. Mi cuerpo es gracia y poder. Soy Kravinoff el hombre”



Tags: Geek Spiderman casería Kraven Cómics