TOP, Héroes que renunciaron a su identidad verdadera

Todos nos hemos sentido abrumados por la presión del trabajo al menos una vez en la vida, entre la tensión de lograr nuestros objetivos personales, pero sin tratar de perdernos a nosotros mismos. Bueno, en los cómics ha sucedido que muchas veces, la presión de salvar al mundo ha sido demasiado fuerte y termina doblando la voluntad del héroe que esta tras la máscara. Este hecho se da cuando las ideas argumentales suelen estar muy escasas y las editoriales deciden hacer cambios drásticos en algún personaje, para llevarlo por un camino distinto al acostumbrado y en el camino, recuperar fanáticos. Y es algo de lo más regular que se pueda imaginar.



BATMAN Renuncia a seguir siendo Bruce Wayne.



Víctima de una treta y venganza bien elaborada, Bruce Wayne es acusado de haber asesinado a su novia, Vesper Fairchild y enviado a prisión. Afligido por la pena, pero no derrotado, desde el primer día encarcelado, “Batman” comienza a lastimar horriblemente a sus compañeros de celda y cuanto pobre infeliz se ponga en su camino. Tras escapar y engañar a los medios de que se fue del país, nuevamente asume su papel como Batman, pero para terror de sus compañeros y asombro de los lectores, no intentara limpiar el nombre de Bruce Wayne, sino que simplemente olvidara el asunto y se concentrara solo en ser Batman, renunciando a ser el hombre bajo la máscara. Este cambio tan radical, les dio a los fans justo lo que querían ver, un Hombre murciélago menos humano y más violento, que finalmente aceptaba que su verdadero yo, era cuando se ponía el traje. El impacto funciono al inicio, pero los escritores alargaron demasiado el giro argumental y tuvieron que volver a poner todo en orden, cosa que no termina tan bien como empezó, pero nos dio una de las etapas más fantásticas del mejor detective del mundo.



DAREDEVIL se rinde y olvida de Matt Murdock.



Algo que solemos decir mucho en esta sección, es que los años 90 fueron los mejores momentos para experimentar cuando las ventas estaban a la baja y Marvel lo sabía muy bien con el titulo de DAREDEVIL, el cual simplemente no podía reponerse sin sus autores consentidos, Frank Miller, Ann Nocetti, John Romita Jr, en fin. Durante el 94, Marvel se la juega con Daredevil en la saga “Caída del Paraíso” para recobrar fuerzas y unirse a la tendencia que estaba de moda, cambiar héroes por otros o simplemente, volverlos violentos. Por medio de una serie de 7 números, Matt Murdock “moría” para los ojos del mundo y los lectores, para ver a una nueva identidad de Daredevil, llamado Jack Battlin, esto para olvidarse de las penas, fracasos y dolor que significaba ser Matt, reencontrándose consigo mismo y pasando finalmente de ser un héroe, a un vigilante, acercándose muy peligrosamente a los conceptos oscuros de Batman. De hecho, cambiando drásticamente su uniforme y métodos, esto también se vio reflejado en el arte que el comic comenzaría a manejar, propio de los años en que corría el título. Frío, violento, oscuro, difícil y algo introspectivo. El experimento funciono lo suficiente por un tiempo, pero al final y con las renovaciones que Marvel hizo al final de la década, volveríamos a ver al clásico DD, pero marcado y hasta la fecha, con la clasificación PG13 en diferentes presentaciones, dejando claro que el que no arriesga, no gana.

SPIDER MAN: “Duele mucho ser Peter Parker.”



Otro experimento de los 90 en Marvel, solo que uno mucho mas radical y muy equivocado. Tras haber iniciado terriblemente la mitad de la década, con el regreso de sus padres, que en realidad eran autómatas programados para matarlo, haber perdido a su mejor amigo, Harry Osborn, la Tia May cae en Coma, Mary Jane y el separan un tiempo, pierde su empleo, el regreso de su clon, bueno, la presión fue demasiada y Spider-Man renuncia a seguir siendo Peter Parker, poniéndose su mascara para “morir con ella” e iniciando uno de los momentos que TODOS los lectores acérrimos de Marvel desean olvidar. La etapa de la araña oscura. Cero bromas y un comic de Spidey donde la comedia siempre está presente, verlo moler a golpes a sus villanos solo porque sí, fue demasiado, ignorar a Mary Jane al tratar de reconciliarse y decirle al mundo y a los fans una y otra vez que Peter esta muerto, fue algo que no encajaba para nada con el personaje. Para nada, cosa que se agrede al Dr. Octopus que, tras salvarle la vida de una peligrosa enfermedad causada por el Vuitre, Spider-Man y Peter volvieron a ser uno y en paz. Pero el daño estaba hecho, Spidey perdió demasiados lectores, credibilidad como personaje y fue un golpe tan duro del que no lograría levantarse hasta años después. Además que la saga del clon no ayudo tampoco.

SUPERMAN, Su verdadera debilidad no es la Kryptonita, sino su esposa.



El más Grande héroe de todos los tiempos. El primero de todos y el mejor para muchos, Superman. Símbolo de esperanza y justicia para DC, todo eso esta muy bien, pero algo que ya dejo claro el video juego INJUSTICIA, es que, si algo le pasa a Lois Lane, su esposa, Superman ya no tendría razones para seguir siendo un héroe y mucho menos seguir fingiendo ser un humano, olvidándose para siempre de Clark Kent y volviéndose en un líder supremo, déspota, totalitario y absoluto gobernante de la Tierra, sin importar los esfuerzos de sus ex compañeros de la Liga. Este cambio, aunque fuera de continuidad general, sirve de ejemplo perfecto de lo delicada que es la línea que divide a Superman de Clark y lo muy diferente que puede ser uno del otro, para mal.

Tags: Geek cómics héroes identidad