Payaso de media Noche, ¿la historia mas hermosa del Joker?

En 2008, DC comics se preparaba para un reacomodo de todos sus cómics, así es, de nuevo. Tenía poco en ese momento de haber hecho el evento CRISIS INFINITA, que conmemoraba 20 años de la CRISIS EN TIERRAS INFINITAS y había hecho, lo que los editores y fanáticos pensamos, los cambios definitivos. Pero esto es DC y lo único estable en la editorial es la inestabilidad de su continuidad argumental. Por esto, varios personajes atravesaron cambios y renovaciones que se consideraron, a mas de 10 años de CRISIS FINAL, el cambio final de cada personaje. Uno de esos personajes, que debían atravesar por dicha evolución, sería el Joker y de la mano de uno de los arquitectos de todo el proyecto final de DC, se supondría que lo que veríamos, sería la versión absoluta del payaso. ¿Cómo fue eso?



Algo tienen los payasos en un funeral, no sabemos si triste o gracioso



La historia inicia tras el ataque de un policía trastornado contra el Joker, el cual recibió una ráfaga de disparos que le destrozaron parte de la cara. Desde entonces, el payaso está en silla de ruedas en el asilo de Arkham y emitiendo un extraño sonido similar a una risa, algo siniestra. A la par que se recupera, en la ciudad hay un funeral de un payaso. Llevado a su morada final en el cementerio de ciudad Gótica, cargado en un ataúd por otros payasos. Pero no son unos payasos ordinarios, sino criminales muy peligrosos. El mismo muerto lo era, pero a fin de cuentas siguen siendo seres humanos y haciendo a un lado su papel de delincuentes, se enfocaron en su caracterización de payasos, incluso el maestro de ceremonia no inicia la lectura de palabras finales con la biblia, sino con un libro de chistes. El chiste no es malo, lo que los hace reír y vaya que tuvo que ser bueno para hacerlos reír hasta la muerte. Vomitando sangre y retorciéndose con contracciones tan fuertes que hacen que se doblen los huesos.

Hay un murciélago que llega de improviso, el vigilante de la ciudad y que sólo estaba asegurándose que despidieran al muerto como era debido, sin esperar que los demás se le unirían. Revisando la escena, descubre que una corona de flores que sobresale por encima de todas las demás, llevaba una carta, pero no de despedida, sino de póker y estaba manchada con una combinación de sangre y un químico venenoso, la carta no podía ser otra que el comodín.



Este cruel acto se llevó a cabo por parte del Joker, quien pese a estar casi catatónico por sus heridas, se las arregló para comenzar a asesinar a cada uno de los secuaces que llegó a usar en algún momento de su vida, principalmente los fenómenos de circo que uso contra Jim y Barbara Gordon durante su 'broma mortal'. Batman lo visita en el manicomio para “hablar” con él y tratar de descifrar su siguiente objetivo. Ya que los muertos comienzan a aumentar, el detective no tiene tiempo de dialogar con el payaso herido. Tras dar con una muerte mas y toparse con Harley Quinn, quien estuvo dirigiendo las cartas y elementos necesarios para asesinar a los señalados por su “pudin”, de los cuales, y como era de esperarse, es Batman.

Harley falla en su batalla contra el murciélago, sin saber que Joker ya sabía que no podría con el murciélago, lo que la haría ir a pedir disculpas en persona en Arkham. Justo al suceder esto, el reloj se acerca a la media noche y el Joker, para sorpresa del personal encargado de su cuidado y por desgracia, se levanta de su silla y toma un escalpelo para comenzar a mutilar a cuanto pobre infeliz se ponga en su camino. Estaba casi desvalido, no había necesidad de que lo vigilaran tan cuidadoso como solían hacerlo. Un error fatal.



Justo al llegar a Arkham y perseguida por Batman, Harley se alegra de ver en pie a su amado príncipe payaso del crimen, quien la invita a bailar y mientras lo hace, coloca su navaja justo en la yugular de la chica, pues no era a Batman quien deseaba matar aun, sino a ella, su mas grande aliada y representante de todo lo que él no es ni quiere en esta vida. Harley, temerosa pero llena de amor, acepta su destino si eso es lo que vuelve feliz a su amado, justo antes de ser detenido por el murciélago y detenerlo, sorprendido de lo que él mismo payaso se había hecho en la cara. Sacando provecho de sus heridas previas, Joker se arrancó pedazos de piel del mentón, las mejillas y la quijada, ideal para verse feliz y sonriente por siempre, deshaciéndose para siempre del príncipe payaso del crimen que había sido por años y darle luz a su nueva y renovada personalidad: El Payaso de media noche.



Buena intención, algo mal ejecutada



Diseñado por Grant Morrison, escritor que se sabe ganar a pulso el interés y odio de los lectores, tenia como objetivo principal que el Joker evolucionara con la editorial y que ésta fuera el arquetipo preferente y definitivo del personaje por lo menos en la década siguiente. Fue un excéntrico intento y lo narró con un estilo propio de una novela antigua, usando prosa inglesa y valiéndose de elementos narrativos de una obra de teatro entre la tragedia y la comedia. Pero el final, no fue lo esperado. Algunos acusaron a Morrison de plagiar la identidad del Joker de Heath Ledger y mezclarlo con sus ideas, cosa que no tiene nada que ver, pues esta historia es del año 2007 y la cinta THE DARK KNIGHT es de 2008, además que la idea estaba enfocada a renovar al personaje sin la influencia de cualquier otro medio. El personaje duró así un tiempo considerable y si bien es verdad que se ganó muchos fanáticos, la verdad es los más leales al personaje lo sintieron muy forzado y como una medida desesperada de DC o, mejor dicho, de Morrison, de sobre explotar la popularidad del personaje y las mismas historias que él había creado años atrás. Un buen intento y recordado con nostalgia, pero sólo eso.



Tags: geek cómics dc comics Joker batman payaso de media noche guason