WE3, una violenta fabula de animales dedicada a más violencia

Cuantas veces no lo hemos visto y escuchado en medios de comunicación. Animales que se usan para experimentación en algún laboratorio de químicos, tecnológicos y todo para hacer de avances científicos que puedan mejorar nuestra calidad de vida, aun cuando eso significa destrozar todas las necesarias vidas de cuanto animal doméstico o salvaje se requiera, todo en aras de la ciencia. Si en la realidad eso incomoda, en los cómics puede llevarse mucho más lejos y con el “cualquier parecido con la realidad, NO es mera coincidencia,” siendo esto el argumento de WE3, una historia llena de horrible violencia irracional y brutal, proveniente siempre de la misma especie destructiva predominante del planeta.



Había una vez, un perro, un gato y un conejo



Todo comienza con un asedio a un grupo fuertemente armado de terroristas o mercenarios, da igual para el grupo encargado de detenerlos, los cuales sólo tienen una orden: Acribillarlos y no dejar vivo a nadie. La encomienda está hecha, sólo son tres miembros de un comando especial del gobierno, los cuales entran al edificio donde se atrincheraron los criminales y con una rapidez efectiva, ninguno sobrevive a la embestida y lluvia de balas y explosiones. Los responsables de esta misión, un perro, un gato y un conejo. Tal cual como lo vemos, armados hasta los dientes en trajes especiales biomecánicos, que los hacen mucho mas rápidos, fuertes y lo más importante, más leales que cualquier soldado humano.
Todo esto es un proyecto por parte de algunas agencias internas dentro del gobierno norteamericano y algunos intereses superiores, ya que estaban cansados de las bajas humanas del ejército, así como de perdidas millonarias en guerras, por lo que dedicaron esfuerzo, dinero y tiempo para experimentar con animales domésticos para su uso en guerras modernas o simplemente como “las armas del mañana.”



Con resultados no siempre favorables para los animales del proyecto como podemos suponer, los cuales, tras cumplir exitosamente sus misiones, serán sacrificados por considerárseles prototipos obsoletos y base para el siguiente paso de llevar el experimento a noveles masivos. Cosa que no es aceptada por la creadora de este aterrador hecho, la Dra. Rosanne Berry, quien decide soltar a 1, el perro “Bandido, 2 el Gato “Tinker” y a 3, el conejo “pirata”. Quienes gracias a sus propios experimentos que los convirtió en armas, elevó su inteligencia de forma considerable al punto de razonar fuera de su instinto e incluso hablar un poco. La fuga se sale de control y ahora el ejercito se lanza a la captura y exterminio de estas singulares mascotas, las cuales solo desean ser libres y escapar de la criatura más aterradora que haya pisado la tierra, el hombre y su avaricia.



Metáfora violenta de la vida de muchos animales



Apadrinada por DC COMICS en su sello VERTIGO, originalmente WE3 estaba planeada para tener el formato de una novela gráfica y seria mucho mas amplia. Sin embargo, su autor, Grant Morrison, escritor ingles amado y odiado en el medio, optó por cambiar el argumento lo suficiente para poderlo hacer más digerible a un público mucho más amplio y comercial, pero sin reducir el tema sombrío y oscuro detrás de la historia. Haciendo alusiones extremas a los experimentos comerciales hechos por empresas sobre animales, para poder comercializar algunos productos. Morrison cambia el concepto de empresas por algo mas denso como lo es un gobierno todo poderoso que usa animales como armas, uno podría entender la idea del escritor y, de hecho, hasta se podría fraternizar con su idea, sin embargo, esto no sucedió así y fue al parecer, por su propio ego.



La serie se repartió en tres números únicos, reduciendo considerablemente la historia que se tenia planeada originalmente y dado que el numero uno fue un éxito muy satisfactorio, Morrison asegura haber cambiado drásticamente los números dos y tres, basándose en el éxito del primero, haciendo a un lado la metáfora que tenia planeada y convirtiendo de lleno la historia en un drama negro, no se alejó del todo del contexto original, pero prefirió ir a lo seguro con un guión algo más rápido y fluido para evitar perder lectores y no caer en las ventas. El dibujante del cómic, Frank Quitely, quien dio en el clavo a la hora de dibujar escenas de violencia extrema y detallada, tuvo que cambiar y desechar algunas paginas que ya tenia preparadas, justo por el cambio de Morrison. Al final, el cómic consiguió aun así que los lectores no se alejaran y mucho menos olvidaran el concepto principal, pero no se puede evitar que hay cambios de ritmo entre los tres números que conforman la serie.



Efímera pero efectiva



En conclusión, WE3 es un cómic que vale mucho la pena leer, al menos una vez, que crea cierto grado de conciencia sobre lo que es tener y amar una mascota. Reeditada en nuestro país tanto como números sueltos como un recopilado, es de relativa facilidad el poder conseguirlo. La narrativa de Morrison, como ya se dijo, decae conforme se acerca el final, pero por presión del dibujante Frank, tenemos un final aceptable y que recalca en muchos momentos, que no importa el instinto animal que una mascota pueda tener, incluso aquellos animales salvajes que viven libres, ninguno es más peligroso que el hambre de poder que tiene el hombre como especie.


Tags: cómics WE3 animales geek comics vertigo