Mantienen a paciente en estado vegetativo para ‘no dañar estadísticas’

Trasplante fallido de corazón
Darryl Young, de 61 años, era un paciente que mantenían en estado vegetativo luego de un trasplante fallido de corazón ocurrido el 21 de septiembre de 2018, todo con tal de no tener que declararlo muerto para que no se afectaran las estadísticas de tasa de mortalidad del centro médico Newark Beth Israel, ubicado en la ciudad Newark, en Nueva Jersey.

Tras el trasplante Young nunca despertó y presentaba daño cerebral, sin embargo, siguió recibiendo asistencia médica para prolongar su vida (hasta el pasado septiembre), a pesar de que los médicos no creían que recuperaría la consciencia, reporta el portal ProPublica.

La investigación de ese medio incluye grabaciones, una en la que el médico Mark Zucker insiste en mantener a Young vivo por lo menos hasta junio. "Esta es una solución muy, muy poco ética e inmoral pero desafortunadamente muy práctica, porque en realidad aquí es que no salvas a nadie si tu programa se cierra. […] Desafortunadamente, [Young] se convirtió en la séptima muerte potencial en un año muy malo, sí, y eso nos pone en un lugar muy difícil", dice Zucker.

Si Young hubiera sido declarado muerto tras el trasplante, cuando se determinó que no había posibilidad de que se recuperara, la tasa de mortalidad del programa hubiera descendido al 81.6%, lo que podía haber llamado la atención del gobierno y posiblemente obligarlos a decidir suspender financiar el programa.

Tags: paciente HOSPITAL estado vegetativo daño cerebral estadisticas clinica


Más de Ay Ojón