Llama 24 mil veces para quejarse y termina en la cárcel

Detenido por obstrucción de una actividad comercial
Akitoshi Okamoto, un japonés pensionado de 71 años de edad, fue arrestado por la policía de Tokio tras haber llamado unas 24 mil veces a un número gratuito de servicio al cliente de su operadora telefónica.

El sujeto llamó a la operadora KDDI durante ocho días seguidos para quejarse del servicio e insultar al personal, reporta la agencia Ruptly.

Su objetivo era exigir que el personal de la compañía fuera a su casa a disculparse por "haber violado su contrato", comenta un portavoz de la policía, según recoge la agencia de noticias AFP.

El hombre también realizó otras miles de llamadas más desde teléfonos públicos, igual para insistir su descontento con el servicio.

Su detención se sustenta en la obstrucción que sus llamadas telefónicas significaron como interferencia para que la empresa pudiera llevar a cabo sus prácticas comerciales cotidianas.

Tags: llamada telefónica operadora telefónica queja obstrucción comercial pensionado