Lo peor de los cómics en 2019

Recientemente hablamos de lo mejor que Marvel y DC le dieron al mundo este año que termina, fue breve, pero señalamos lo que muchos lectores prefirieron a lo largo de estos 12 meses a través de comentarios en redes sociales y ventas, pero no todo es miel sobre hojuelas. Ahora toca hacer un repaso de lo que acumulo más negativismo y criticas duras contra lo editado este año, sin importar la casa editorial, la voz de los lectores nuevos y de hueso colorado no se contuvo, así que vayamos a ello. Recordemos que estas son opiniones de diversos fanáticos que han sido mayoría, pero para gustos los colores.

Harley Quinn y su sobre explotación



Todo un éxito de ventas, moderado, pero éxito, a fin de cuentas, pero si es así, ¿entonces por qué es tan odiada como amada? Sencillo, porque DC le está imponiendo ya no sólo dentro de los cómics, a cada fanático de Batman y el Joker. Harley tiene su propio cómic, el cual se ha dicho hasta el cansancio que, pese a no ser la gran cosa argumental, se sostiene solo por el hecho de ser ella la protagonista y por el uso de su popularidad. Pero la han hecho protagonista de una serie animada, de la próxima cinta a estrenarse de Aves de Presa, ha sido una carta fuerte en historias fueras de continuidad y su mercadotecnia no está libre de culpas. Sus fanáticos tienen justo lo que esperaban, verla hasta en la sopa, pero la editorial parece no saber dónde parar y a los seguidores de DC que no todos son fanáticos de ella, ya les comienza a pesar la presencia de “la nueva mina de oro de la casa”, veamos hasta donde llega.



Wolverine infinity watch



Sí, todos estábamos a la expectativa de lo que sería ver de nuevo al viejo cabeza dura canadiense haciendo lo mejor que hace, aun que lo que hace mejor no sea grato. Pero siendo francos, Marvel no nos dio el manejo que este personaje merece por derecho. Si bien, su regreso fue alabado y fantástico en muchos niveles durante el marco de Legacy, su interacción con Loki y su versión futura de un fénix no hizo mucha gracia a demasiada gente, aún cuando se presentó en formato de miniserie, Inifinity Watch de Wolverine apagó muy drásticamente las emociones de muchos fanáticos que tuvieron que esperar hasta la Guerra de los reinos y su reintegración en los X para tener al Logan que nos merecemos, pero siempre habrá algo que queramos olvidar o mínimo, ignorar.



La boda de Batman y Catwoman



Ventas por los cielos, una expectativa enorme y fanáticos de todos lados emocionados por lo que muchos consideraban, no un evento espectacular de Batman, sino “EL EVENTO” así de simple. A lo largo de los meses previos y sagas relacionadas del murciélago y la gata, había demasiada emoción, era sólo cosa de esperar que DC nos diera un numero glorioso y muy significativo en tantas maneras, para que al final entregara, en palabras de muchos lectores, un bodrio. No se puede culpar al escritor Tom King por hacer lo que fuera por mantener la emoción de los fans, es su trabajo, pero lamentablemente, las cosas sólo fueron positivas para el y no para muchos fanáticos, esto se reflejó en el tremendo bajón que significaron las ventas tras este triste fraude amoroso.




La Agenda progresista incluyente de Disney



Tarde o temprano esto iba a explotar y por desgracia, no de buena forma. Mickey Mouse, tanto a la fuerza como de manera prudente, ha iniciado una campaña para convertir a sus personajes en Disney, Marvel, Star wars (y próximamente FOX) de lo que conocemos hoy en día como “PC”, es decir políticamente correctos. Esto podría ser de buena manera sin duda, pero el ratón lo ha hecho de una manera agresiva y hasta grosera, al menos en Marvel, al alterar historias y personajes en aras del progresismo moderno, cargándose al demonio muchas cosas que se fueron formando a lo largo de los años para colocar a Marvel donde esta. Es triste decirlo, pero esto lo ha estado haciendo para complacer la generación Z, es decir la generación de los ofendidos, los cuales en su mayoría han admitido no comprar cómics por que “les ofende” y aún cuando se han adaptado a sus ideales, siguen sin comprarlos (dato real gracias a diversas tiendas de cómics en América) y esto se ejemplifica muy bien en el cine y otros medios. Por un lado, se aplaude la incursión de una nueva manera de ver al mundo de una forma más “moderna”, pero en los cómics debe de ser un cambio orgánico, natural y guiado, no impuesto a la fuerza como que Capitana Marvel es la más poderosa por que es mujer y porque si, cambiar y alterar sexualidades de héroes y villanos sólo para satisfacer a un publico ofendido, cambiar razas y etnias en personajes para ser mas inclusivos, crear parejas interraciales de la nada que “vendan” lo que la gente quiere comprar o simplemente censurar y limitar a sus empleados por algo que suene o se vea heteronormativo, como le pasó a la línea MAX. A lo largo de los años, Marvel sin ayuda de Disney, había hecho cambios muy significativos y acertados con todos esos elementos sin tener que imponerlos o forzarlos, pero desde esta década, las cosas han tomado un camino mucho más radical que se intensifico este 2019 con la entrada al poder de Kevin Faige y Trin Tran, actuales cabezas de Marvel y que Disney, asegura, llevara a la editorial por el camino “correcto”. Sólo nos resta esperar y ver que su labor no signifique algo negativo para los demás fanáticos y sepan equilibrar lo correcto con la historia.

Tags: geek cómics Marvel Comics DC Comics lo peor 2019