Animosity, los mejores amigos del hombre ahora son sus mejores enemigos

A muchos de nosotros nos gusta la compañía de una mascota. Acariciar a un amigo peludo y jugar con él para liberarnos de estrés o sólo sentir esa compañía extra, generalmente un perro o un gato por su sencillez más práctica, pero también hay quienes optan por otros animales que pueden ir de algo mas exótico como un mono, un reptil o algo menos exigente como un pez. El punto es que hablamos de una mascota. Claro que esto ha sido prácticamente desde inicios de la historia de la humanidad, siendo justamente el hombre quien con el uso de su inteligencia, domó y domesticó a varias especies de animales, acabando con otras en el camino por desgracia, y que lo ha mantenido como el eslabón fuerte de “dueño y mascota”, pero la historia de Margarite Bennett nos plantea lo que puede suceder en esta relación si las mascotas, o en concreto los animales dóciles o no, ponen un hasta aquí. Es lo que nos presenta el cómic Animosity.



Conciencia social y moral, es todo lo que necesitas



Todo sucede de manera regular en lo cotidiano del mundo, desde las grandes ciudades, hasta los pueblos más pequeños olvidados de la mano de Dios, donde los humanos realizan sus rutinas diarias, hasta que de la nada, literalmente y de forma paulatina poco a poco, los animales domésticos comienzan a actuar de manera extraña, como si de pronto tuvieran conciencia de que algo “está mal”. Perros y gatos, animales domésticos comunes son los primeros en actuar de manera errática ante el asombro de los humanos que los rodean, podría parecer un incidente aislado y extraño, pero comienza a ocurrir en todo el mundo y las actitudes de los animales asemejan demasiado a la inteligencia humana, como si de pronto los animales tuvieran razón y conciencia de sí mismos y eso empieza a expandirse a otros animales, no sólo mascotas, que han decidido actuar para alzarse contra “la tiranía del hombre”, iniciando un cambio drástico en la cadena alimenticia del mundo, ya que ahora, las antiguas mascotas y el resto de la fauna global, han decidido tomar el control del mundo, mediante ataques organizados y voraces.



En medio del caos inevitable, esta Jesse, una pequeña de 11 años que vive alegremente su infancia, pero vera toda su vida dar un giro muy inesperado cuando de pronto, Sandor, su fiel perro, ha decidido mantenerla a salvo de sus compañeros peludos, pues no todos los animales están a favor del exterminio y sometimiento de la humanidad, al menos no de la manera en que está sucediendo el caos y puede ser que Jesse, sea de las pocas que tengan una solución al conflicto.



¿Critica inteligente o simple historia descabellada?



Escrita por Margarite Bennet, Animosity surgió como una especie de “protesta” pacifica por parte de la escritora respecto a contar una historia de corte apocalíptico, por así decirlo, pero de manera que nadie esperara ver de dónde vendría el golpe. Y eso es tal vez la razón del éxito de la serie, ya que da un giro realmente inteligente a lo que estamos acostumbrados a la caída de la humanidad, aunque para ser justos, estamos frente al ocaso del reino de homosapiens y no realmente del final de la humanidad como tal, lo que vuelve más interesante el que nos cuente el cómo y por qué, en vez del ya paso, aunque claro que se toma su tiempo para hacerlo. La idea puede no ser del todo novedosa, pero como se ha dicho ya por parte de algunos lectores, es narrada con inteligencia pese caer en clichés habituales en el género. El arte de Rafael De la Torre, se esfuerza por hacerlo lo más serio posible, algo que puede sonar un poco difícil con la trama de Bennet, ya que uno por automático suele asociar a animales hablando y actuando con inteligencia, a una fábula clásica o una historia animada que no siempre consigue ser seria, pero De la Torre consigue mantener el tono argumental con toda madures, incluso en momentos leves, lo que atrapa la atención del lector de manera justa. Hay algunos contras en el cómic, en su mayoría fallos por parte del guion de Bennett, pero que, por fortuna, no demerita la calidad de la historia. Animosity corre por cargo de la editorial AfterShock, una editorial de corte independiente que está cosechando bastantes éxitos y que esta más que lista para encarar frente a frente a Marvel y DC, recalcando una vez mas a todos los fanáticos del noveno arte, que no todos los cómics deben ser de superhéroes para ser buenos.

Tags: geek cómics Animosity animales rebelión