Beastars, problemas de sociedad con animales

No juzgues a un libro por su portada
Salir de lo habitual en el mundo del cómic y manga no es malo, al contrario, es una oportunidad de sacudirnos un poco lo cotidiano de leer una y otra vez conceptos gastados, tramas repetitivas en una u otra editorial, o siempre ver al mundo terminando o reiniciando tras una guerra o una crisis. Y es allí donde buscamos alguna alternativa a esto, que no dejan de gustarnos, pero si deseamos variar un poco, algo que el manga japones siempre nos va a ofrecer justamente, una propuesta diferente. Y es justo lo que ocurre con Beastars, una historia que recurre a personajes Zoomórficos y conceptos sobre las diferencias de especies y la naturaleza de uno mismo para darnos algo fresco y bastante bueno en este mercado saturado de conceptos cliché del anime y manga.



La delicada barrera entre la armonía y el caos



Cherryton, una escuela prestigiosa y perfectamente equilibrada en paz entre carnívoros y herbívoros y como toda buena academia, tiene toda clase de alumnos, de los populares, a los de élite, los problemáticos y los nerds, pero la historia se centra en uno en especial, un miembro de club de teatro y el cual resalta por encima de muchos de sus compañeros, Legosi, un lobo gris de apariencia brutal, imponente, fría y bastante atemorizante, de lo cual, nada de su aspecto sirve para describir la clase de ser que en realidad es, pues al contrario de su primera impresión, es un lobo bastante amable, tranquilo, que siente empatía más por sus semejantes que por él mismo, además de estar lleno de una triste melancolía.



Si bien, es cierto que la escuela, así como la sociedad misma, está en una convivencia pacífica entre todas las especies de animales, la verdad es que los carnívoros siguen siendo un breve temor para los pacíficos herbívoros y un día, de la nada y sin razón aparente, ese temor podría volverse algo más. Una estudiante de Cherryton es brutalmente asesinada, Tem, un alpaca que pertenecía al mismo grupo que Legosi, el cual es señalado como sospechoso por algunos de sus compañeros, esto porque su cadáver muestra un ataque violento que sólo pudo ser causado por colmillos y garras como los de un lobo. Pese a esto, Legosi se toma las cosas con calma y aunque no deja que las preocupaciones lo desmoronen en un inicio, su vida tendrá un cambio drástico cuando conozca a Haru, una pequeña coneja y única miembro del club de jardinería en Cherryton, quien se ha ganado cierto recelo de algunos miembros de la escuela debido a su espíritu libre sobre la sexualidad, misma que usa para sentirse de mayor valía como persona y “controlar la situación”, la cual genera un conflicto emocional en el lobo gris, algo que jamás había sentido y que teme que sea algo que no desea conocer, su instinto bestial, mismo que lo hará dudar de si mismo y de lo que sucederá con Haru, la escuela y si es él o no, un asesino.



Este manga NO es lo que parece



A simple vista, el manga creado por Paru Itagaki, podría parecer un shonen convencional que usa personajes Zoomorficos para contar un drama escolar, pero la verdad es que su obra ha logrado cautivar desde el primer capitulo con la personalidad de cada personaje y la manera de desarrollar la historia. Uno podría abrir el primer tomo y esperar una historia fresca y de ligera comprensión, al menos dentro de lo que un shonen (genero para un público adolescente) se podría esperar, pero no es el caso de lo que Itagaki muestra. Cada escenario y acto de Legosi, el lobo protagonista, está tan bien desarrollado en cuestiones del argumento, la personalidad del personaje es mucho más profunda y compleja de lo que parece, que a momentos dudas de si esta historia estaba destinada en verdad a ser un manga. Los conceptos de la confianza, el ser uno mismo y el mismo thriller del asesinato, está tan bien equilibrado que uno disfruta de la lectura de inicio a fin sin perder el hilo principal de la historia, y cada personaje o situación agregada sólo enriquece la trama.



La historia en sí, no deja de ser una obra sobre la vida estudiantil y aunque el tono negro está presente, el autor juega con la mente del lector sobre esperar algo dócil y hasta jovial, cosa que, sí vemos, pero que sólo es una capa exterior. El arte, aún puliéndose, es algo que recalca momentos dramáticos y emocionales, como si el autor quisiera dibujar la melancolía y la nostalgia con un toque noir, puede que ser que al gusto de muchos, no este del todo “pulido” pero eso sale sobrando una vez que te das cuenta que tanto el guion y el arte logran hacer una mancuerna perfecta.

Hay metáforas y criticas sociales en cada capitulo y de forma velada, pero no distraen de la lectura. Beastars no es un manga “simple”, es una verdadera obra de arte literario, que debe leerse más de una vez, comprenderla y reflexionar sobre ella, que además como ya dijimos, sirve para recordar, que muchos cómics y mangas, suelen ofrecer una historia mucho mejor que una “crisis” o una batalla por “piedras de colores”. Actualmente es fácil de conseguir en nuestro país y en español, darle una oportunidad no es algo para arrepentirse como todo buen fan del noveno arte.



Tags: geek anime manga Beastars