Siete películas tan malas que dan pena

Cuando una película es mala y parece que lo hace a propósito, queremos creer que al menos se ríe de sí misma y de su género, dentro de los absurdos que propone.

Pero cuando una película es mala y todo indica que su intención era ser ingeniosa, el resultado es penoso, de esos que dan vergüenza ajena.

Estas son cintas que nos hacen preguntarnos: ¿cómo es que se hicieron en primer lugar?

Replicas



Un proyecto fallido en todo nivel, quizá su propuesta como concepto de ciencia ficción deja ver un potencial, pero el diálogo es risible, las actuaciones forzadas y la historia en sí, el cómo se desarrolla, simplemente absurda y tan falta de coherencia que resulta insultante para la audiencia.



Holmes & Watson



La comedia prometía grandes cosas colocando a dos grandes cómicos en papeles icónicos como Sherlock Holmes y John Watson, en este caso dentro de una especie de parodia de detectives en un caso que los lleva hasta a conocer a la reina de Inglaterra. Lástima la decepción por el resultado.



Movie 43



Una compilación de sketches absurdos que de pronto parecen muy fuera de lugar incluso tratándose de una comedia que se sustenta en el sinsentido. Ver a tantas caras famosas participando en pantalla resulta más desconcertante que genial y no, no todo corto que la compone es gracioso.



Flatliners



Especie de reboot-secuela que no sólo era innecesaria, sino que tomó un concepto que, aunque sin mucho sustento en sí, al menos sí interesante, y lo llevó a un plano bastante bobo producto de un guión muy vacío, tanto en ideas como personajes, pues aquí resultan chocantes y tontos.



Jack and Jill



Podrá hacer reír al que sólo busca distraerse viendo la película, pero en serio, Adam Sandler haciendo dos papeles, uno de hombre y otro de mujer, es simplemente una bobería llevada a un punto sin retorno del que de plano no queremos saber nada. Es mejor olvidarla lo más pronto.



Future World



Una películas de acción con ciencia ficción ambientada en un futuro postapocalíptico nunca suena mal, excepto cuando, como en este caso, se acompaña de ideas bastante simplonas pero además diálogos y actuaciones que parecen nivel amateur; peor incluso. Imposible de ver y hasta aburrida.



Collide



Nicholas Hoult y Felicity Jones en una cinta de acción con Ben Kingsley como villano pintaba para ser una superproducción digna de ver, pero esta película es todo lo contrario; en especial porque su planteamiento es tan poco creíble que todo lo que sucede después termina siendo chafa.

Tags: geek películas pena cine televisión