La Hora de las Brujas: La Mujer Maravilla se torna oscura

Si hay un personaje en DC que hoy en día debería cuidarse con suma delicadeza a la hora de escribir o trazar una historia, es la princesa amazona Diana, la Mujer Maravilla. Los creativos y los jefes editoriales siempre tienen que tener una atención muy especial a la hora de realizar una aventura o evento en que la guerrera favorita de los fanáticos de DC este inmiscuida, ya que es un personaje cuyas ventas y opiniones cuentan demasiado para la empresa y sí, claro que es gracias a su participación en el cine con la interpretación de la actriz Gal Gadot. Esto resalta demasiado en los últimos años en que Diana ha sido todo un pilar para DC y de cómo su cómic y todos en los que participa activamente, se han vuelto éxitos de ventas y que están casi a la par con cierta Bati-Mina de oro de la editorial, un claro ejemplo es la colección Liga de la Justicia Oscura, misma donde Diana es la cabeza del equipo y ventas, lo que como se dijo ya, ha funcionado bastante bien, hasta ahora. Al menos hasta el momento en que tristemente, un arco argumental muy llamativo e interesante, que, para muchos, giro en una idea brutalmente fúnebre, tediosa y casi fatídica para nuestra amada amazona, hablamos de La Hora de las Brujas, un verdadero horror y no del que nos gusta leer.

Herencia maldita, legado del caos



Cuando la humanidad aún era un “experimento” por seres celestiales y divinos, estos servían como conejillos de indias para estas deidades o como simples adoradores, lo cual era normal para ambos lados. Pero había una diosa en particular, Hécate, la cual deseaba a toda la humanidad para ella misma, por lo que poco a poco, fue robando los poderes de otras entidades místicas para hacerse de un poder divino y mucho mayor del que ya poseía, algo que estaba fuera de su control en ese momento. Usando su magia y aprovechando que los seres humanos fueron creciendo con el tiempo, Hécate coloco el poder robado en distintas almas elegidas durante las generaciones por venir hasta su regreso, llamándolas “Las Marcadas” y al volver, tomaría ese poder nuevamente para alzarse como una deidad suprema.

El problema empieza cuando llega a la generación moderna de la humanidad, plagada de meta humanos y donde la magia y el misticismo nuevamente son, podríamos decir sin exagerar, cotidianos. Iniciando el despertar de estos seres y con el poder robado rompiendo el equilibrio de la magia en el mundo, la Liga de la Justicia Oscura deberá enfrentar a la Diosa renegada y devolver todo ese poder al balance mágico debido. De no ser por que la ultima “Marcada” y que puede resultar la carta de la victoria para la Liga o la misma Diosa Hécate, resulta ser la princesa Amazona, Diana de Temiscira, la Mujer Maravilla y la cual desconocía esta herencia maldita en su ser, la cual poco a poco pareciera tomar control sobre ella, complicando todo el panorama para ambos lados, lo que obligara a otra deidad a entrar en acción y una que en particular, odia a Diana con todo su ser y tendrá que escoger entre ayudarla o detenerla, la hechicera Circe.

Buena Historia para Liga de la Justicia Oscura, Mala para la Mujer Maravilla



El dibujante principal de la historieta, Jesús Merino, dijo “Que desastre” y no, no es para menos. Liga de la Justicia Oscura ha sido un cómic que se ha ganado a pulso su lugar entre los fanáticos más acérrimos de DC Comics y todo lo que tenga relación a personajes mágicos, además de la misma Liga de la justicia, sus ventas lo han confirmado. Sin embargo, esta saga en particular, vino a dañar gravemente la reputación del titulo y sus personajes. De acuerdo con el escritor de la misma, James Tynion, la idea era que la historia fuera casi exclusiva para la Liga Oscura, pero dado que la Mujer Maravilla es la líder del equipo y uno de sus pesos fuertes, decidió que ella fuera el eje protagónico de la serie, cosa que ha quedado claro fue un error.

Los demás miembros del equipo, personajes que han mostrado su valía y llenos de su propio carisma, John Constantine, Zatanna, Det Chimp, Swamp Thing, quedan relegados prácticamente a ser sólo secundarios, aun cuando ellos también son protagonistas de la serie. El cómic no es malo, pero deja una terrible sensación de que algo en el desarrollo del mismo y su final, está muy mal y eso es justo lo que hay detrás de su creación. La Hora de las Brujas pudo funcionar en un titulo propio de VERTIGO o lo que hoy es Black Label, un Elseworld o una saga alternativa entre personajes ajenos a lo regular de “superhéroes” y es justo el fallo al incluir predominantemente a la Mujer Maravilla, ya que el cómic termina volviéndose de ella solamente. Un error que las ventas del titulo dejaron claro al perder muchos seguidores.

Curiosamente, al llegar a nuestro idioma, el formato recopilatorio fue bien recibido por los fanáticos nacionales, ya que, pese a sus contras y errores, hay mucho que rescatar. DC ha comenzado a sobre explotar a Diana en la mayor medida posible para asegurar un nuevo éxito en lo que será WW1984 y sus cómics no pueden quedarse fuera de ese éxito, pero debe de cuidarse la calidad de historias en las que opten por entregarle al personaje, que de no hacerlo bien, pueden dañar seriamente su popularidad.

Tags: geek cómics Mujer maravilla hora de las brujas