¡Thundercats Roar! ¿Porqué tanto odio de los fans?

Hace poco más de un año, Cartoon Network había hecho el anuncio oficial de un remake de la serie animada Thundercats, una caricatura que fue bastante popular en los años 80 y que es recordada con mucho afecto por varios adultos que, al día de hoy, siguen siendo fanáticos de los cómics, videojuegos y el cine de fantasía. La expectativa y el hype de dichos fanáticos estaba por lo cielos llenos de emoción, al menos hasta que se dio el primer avance y se revelo a las cabezas detrás del proyecto, destruyendo por completo la sensación inicial. El teaser prometía que esta sería una serie “más del montón” de estos tiempos. Recientemente y tras varios retrasos creativos, la serie finalmente fue estrenada y para muchos, cumpliendo con las expectativas de que seria una reverenda basura ¿Thundercats Roar merece tal desprecio por parte de la audiencia? Todo indica que sí.



Copiando estilos para deshacer un clásico



A priori, Roar recuerda demasiado el estilo de animación de otras series animadas contemporáneas, de personajes caricaturescos muy simplones que resulten demasiado sencillos de digerir para el publico infantil o cualquier audiencia, lo cual podría ser entendible de no ser por que pareciera que vemos una calca. Esto ha sido una de las criticas más fuertes y severas que los productores han recibido, pues lejos de crear algo nuevo con material ya existente, resultaría más evidente creer que los desarrolladores optaron por irse a la segura con elementos de animación que funcionan, no por que sean buenos, sino porque la audiencia no es muy exigente con esto. Los personajes de esta nueva adaptación, son perfectamente identificables a los originales, pero sólo en apariencia, ya que no había mucho que rediseñar, teniendo un severo punto en contra desde aquí. En redes, ha habido justificaciones y quienes han salido en defensa de esto, explicando que los diseñadores de este nuevo proyecto, “les dan a los fanáticos lo que buscan”.



Una vieja premisa desorientada



El argumento es el mismo de la serie clásica, Los Thundercats una raza de felinos cósmicos humanoides, han escapado de su planeta natal Thundera, el cual estaba bajo ataque de otra raza de alienígenas, los Mutantes, los cuales han acabado prácticamente con el planeta y en la persecución de los sobrevivientes, estos se estrellan en el llamado Tercer planeta. Iniciando un nuevo hogar en este planeta y combatiendo a los Mutantes, además de hacerle frente al hechicero oscuro de ese mundo y que pretende hacerse con el poder de los Thundercats, Mumm-Ra, el inmortal. Y es todo lo que hay de respeto por el material original.

La historia se cae a pedazos a penas comienza a correr cada capítulo, pues se adereza con demasiados chistes ingenuos, llenos de acción física-cómica que, lejos de serle fiel a las batallas y aventuras de la serie de los 80, se centra más en la comedia irrisoria. Apenas con un par de capítulos estrenados, se dejó claro que esta seria la formula de lo que sea que dure la serie, reduciendo la trama principal de la historia a un elemento de fondo.



Los fanáticos explotan



Hay quienes han admitido que esta serie es buena y entretenida, sin embargo, en la enorme mayoría de estos seguidores, son personas que rara vez o nunca vieron la serie de los 80 o su adaptación de los 2000, mientras que los más acérrimos a la franquicia original, no se callaron nada y llenaron las redes sociales de Cartoon Network, así como las cuentas personales de los desarrolladores de la serie, a quienes en ningún momento se les dirigió como “creadores” pues quedó claro que no podrían crear algo nuevo y de ahí, que retomaran un clásico para hacerlo acorde a estos tiempos. Eso fue otro clavo de ataúd. La mente creativa detrás de todo esto, fue el dibujante y guionista Victor Courtright, quien en múltiples entrevistas termino ganándose mucho más odio de los fans. Ya que el creativo, en todo momento se ha alabado a si mismo como el salvador de la franquicia y en sus propias palabras “Este es el show de Thundercats que YO quiero ver”, literalmente, adueñándose de los personajes. Esto como se dijo ya, sólo trajo mucho más desprecio y orillo al dibujante a cerrar temporalmente sus redes sociales debido al acosos y amenazas de fanáticos airados.



La serie fue estrenada con un 14% de aprobación de la critica y un 4% de opinión de los televidentes. Aunque velada y discreta, la serie tiene una marcada agenda política que pretende hacer mucho mas fuerte el movimiento de inclusión forzada en los niños, algo que también ha sido objeto de crítica.

En resumen, Thundercats Roar promete pasar a la historia de la animación como un bodrio, que puede o no tener éxito dependerá del tiempo y sus fanáticos, pero que ya tiene un mal inicio en todos los aspectos posibles.

Dato extra, la plataforma Youtube, está llenándose a diestra y siniestra de críticas y reseñas negativas contra la serie en diferentes idiomas, lo que da mas muestras del odio a la serie.

Tags: geek cómics series caricaturas televisión Thundercats Roar