Lugares terroríficos del mundo: Anjikuni Village

Según la leyenda, en noviembre de 1930, el cazador Joe Labelle fue a la aldea Anjikuni, ubicada a la orilla del lago del mismo nombre, en Nunavut, Manitoba, Canadá, conocida por dar la bienvenida a cazadores que iban de paso, para encontrarse ahí con amigos.

Cuando llegó no había nadie, pero en las cabañas de la aldea, todo se encontraba como si los habitantes hubieran estado ahí apenas segundos antes. Halló su ropa, sus suministros, sus provisiones, hasta ollas aún en el fuego o camisas a medio coser.



No sólo la gente estaba desaparecida, unas 25 personas, sino que Labelle encontró a los 7 perros que se usaban para jalar los trineos, muertos. Más extraño aún, las tumbas del cementerio estaban vacías (si bien algunos dicen que sólo había una tumba abierta y vacía).



Se supone que informó a la Real Policía Montada de Canadá, pero pese a hacerse una búsqueda exhaustiva, nunca se encontró a nadie.



La historia se popularizó, aunque se cree que en realidad todo fue invento de Labelle. En enero de 1931 específicamente, el sargento J. Nelson presentó un informe interno que sostiene que no hay fundamentos reales que sostengan su relato. "También se cree que una aldea tan grande nunca hubiera sido posible en un área tan remota", dice la Real Policía Montada de Canadá.



Y aunque hay quien dice que el artículo reportando lo sucedido, en noviembre de 1930, escrito por el periodista Emmett E. Kelleher, existe, otros creen que en realidad esta leyenda se originó en el libro de 1959 de Frank Edwards, titulado Stranger than Science.

Tags: wow lugares terroríficos Anjikuni Village