Personal de seguridad torturaba a reos haciéndolos escuchar Baby shark

La canción provocó estrés emocional en los presos
Tres elementos del personal de seguridad de una cárcel en Oklahoma han sido acusados de ‘maltrato "inhumano’ hacia los prisioneros, luego de obligarlos a escuchar repetidamente una canción infantil.

Dos guardias seguridad de 21 años y su supervisor de 50, enfrentan cargos por delitos menores de crueldad y conspiración. Entre noviembre y diciembre de 2019, al menos cuatro reclusos fueron sometidos a estos castigos disciplinarios, que consistían en colocarlos en una sala de visita vacía, donde debían permanecer de pie por largas sesiones, esposados a la pared y escuchando a todo volumen la canción titulada Baby shark, recoge la agencia Ruptly.

Ambos guardias renunciaron mientras que su supervisor, que no participaba pero sabía de estos castigos y no hacía nada, se jubiló.

La investigación de los incidentes concluyó que la canción pudo haber provocado "estrés emocional indebido en los reclusos, que probablemente ya sufrían de otros factores de estrés físico".

Tags: tortura reos prisión estrés canción Baby shark