¿Por qué deberías ver las películas de DC Comics?

La casa editorial regresa con un filme para deleitar a sus fanáticos.
Quisiera dejar de hablar mal de las películas de superhéroes que han aparecido en la pantalla grande a lo largo de la última década, principalmente por parte de Marvel. Ha habido equivocaciones, aciertos y hasta experimentos, pero hasta hace poco el terreno del live-action estaba dominado por una sola casa editorial.

DC Comics entró en el juego de las películas de personajes basados en cómics con el estreno de 'Man of Steel' hace dos años, presentando a uno de los personajes más poderosos y simbólicos de la casa: Superman. El hijo de Kriptón había tenido su oportunidad en ocasiones anteriores, pero luego su importancia fue relegada al Caballero de la Noche.

Nadie sabía lo que estaba por venir y los seguidores de DC Comics pedían a gritos que sus héroes llegaran a la pantalla grande en formato live-action. Vieron cómo lo hizo Marvel en la última década y, si ya teníamos héroes para niños y adolescentes, ¿por qué no experimentar con algo más maduro?



DC Comics y su experiencia en el formato casero



Antes que Warner Bros, propietaria de la casa editorial DC Comics, anunciara la continuación del universo del Superman de 'Man of Steel', en Disney ya habían tenido varios éxitos, incluidas las películas de Iron Man y 'The Avengers'. Lo que muchos ignoran es que DC Entertainment tenía más experiencia acumulada que el mismo Marvel Studios.

En cuanto animación se refiera, no hay rival para Warner ni las adaptaciones de sus héroes en formato casero. Antes y después que Marvel dominara en la pantalla grande, los personajes de DC Comics invadieron la televisión con series y películas animadas, más atrevidas que cualquier serie y película actual producida por Disney (o Marvel Studios).



¿Quién podría olvidar las historias de Batman contra los villanos de Gótica? ¿O el Superman de la serie animada salvando a Metrópolis del peligro? Luego apareció la 'Liga de la Justicia' conformada por los héroes principales, entre ellos Wonder Woman, Martian Manhunter, Green Latern y Hawkgirl.

En los años siguientes las adaptaciones para la pantalla chica cambiaron en su totalidad, mientras Warner apostaba con películas animadas y de poca duración, con historias entretenidas, maduras y, por supuesto, originales, algo que Marvel ha deseado tener desde que Stan Lee tuvo la grandiosa idea de copiar los personajes de DC Comics.



Títulos maduros y sin censura



Pero volviendo al tema principal, que las series y películas de los superhéroes de DC Comics fueran animadas no significaba que estuvieran destinadas al público infantil. Si son personajes poderosos como aparentan, ¿por qué limitar su potencial sólo para llegar a un público que ama reír antes que gozar de principio a fin una película?

A la par que 'Man of Steel' introdujo a Superman, cuya mera existencia y su intención por salvar al mundo provocaron la muerte de miles de personas, Warner estrenó películas animadas con historias y personajes bien elaborados, como la adaptación de Suicide Squad y la nueva Justice League inspirada en los personajes de The New 52.



Y me preguntaba a dónde podría llegar DC Entertainment con todo esto, explotando a sus personajes sólo en el formato casero, pero ignoraba algo importante. Ese público que disfrutaba de buenas historias con personajes mejor aprovechados respaldaría a DC Comics y a su nueva producción para la pantalla grande.


Fue entonces que, tras el éxito de la trilogía del Batman de Christopher Nolan y el tropiezo con Green Lantern, se anunció que el mismo director de 'Man of Steel', Zack Snyder, dirigiría la película que marcaría el inicio de la Liga de la Justicia, pero no sería cualquiera, sino la más poderosa jamás vista en la televisión y el cine.



Algo que Marvel Studios no puede ofrecer



No tendría ningún problema con el Marvel de Disney si la casa creativa hubiera respetado a los personajes por lo que son y no para quién van destinados. Lamentablemente, y para la fortuna de Warner, todos ellos están enfocados al público infantil y juvenil, por lo que difícilmente encontraríamos madurez en uno de sus filmes.

Por si fuera poco, DC Comics tenía una gran ventaja por encima de Marvel, ya que la casa editorial y todos sus personajes son de un sólo dueño y no hace mucho que empezó a explotarlos en el cine. La llegada tardía a la pantalla grande supondría que fracasarían, pero Warner y compañía tenían un as bajo la manga.



El público adulto, maduro, conocedor y experimentado en el mundo de los cómics, personas que prefieren realidad y acción con mucha dosis de violencia a chistes bobos, pantallas verdes y personajes enaltecidos y estelarizados por actores sobrevalorados. Historias que el cine debió conocer antes que Disney echara a perder el concepto "súperhéroe".

Por fin alguien pone fin al asunto y ese es Warner, apostando por la Trinidad y el temible Escuadrón Suicida. Transformar sus versiones animadas al formato live-action significan todo para un fanático, pero aquel que desconoce lo que no sea Marvel, tendrá una oportunidad para cambiar sus gustos.

Tags: Dc Comics batman superman cine hollywood

3