La ciencia confirma que el trabajo en exceso te puede matar

Más si eres mujer, y no es porque la ciencia sea machista.
Como un estudiante que trabaja de medio tiempo existen dos perspectivas: la primera, eres un estudiante al que los profesores le cargan la mano con incontables tareas y proyectos, aún sin tomar en cuenta los exámenes; y la segunda, ya no eres más un estudiante pero te has vuelto un adicto al trabajo, así que disfrutas las horas extra como todo un godínez.

Y claro que hay otra perspectiva, en la que no sólo eres estudiante o trabajas, sino que haces ambas cosas. La fuerza de voluntad te permite lograr mucho de lo que te propones, es cierto, pero siempre hay un límite que no debes rebasar o en cualquier momento vas a colapsar. Esa es una creencia coloquial, pero ahora la ciencia la respalda.



De acuerdo con un estudio publicado por la Revista de Medicina Ocupacional y Ambiental, las personas que trabajan en exceso, cual sea la actividad (o actividades), pueden morir más rápido que una persona holgazana. Las ventajas de ser flojo o un mantenido son ampliamente mejores, si lo que se gana trabajando te quita la vida más rápido.

Para llegar a esta conclusión, la Universidad Estatal de Ohio estudió a 7,500 personas durante 32 años, hombres y mujeres, éstas últimas las más afectadas del trabajo en exceso. Dicha investigación reveló que si una mujer trabaja 40 horas a la semana aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas, pero eso no es todo.

Aunque trabajar más de 60 horas afecta a hombres y mujeres, las féminas son tres veces más propensas a padecer enfermedades cardíacas, diabetes, artritis e incluso cáncer, mientras que un hombre apenas si se enferma del corazón o los pulmones, además de padecer depresión, si trabaja de 41 a 50 horas a la semana.



Pero no es que la ciencia y este estudio, en específico, tengan algo en contra de las mujeres, sino que el riesgo elevado de morir por adelantado se debe a que muchas de ellas no sólo realizan actividades laborales, sino que también atienden sus hogares como madres de familia, lo cual significa mayor estrés, preocupaciones y demasiada presión.

Si te cuesta tanto trabajar o si como estudiante crees que no puedes siquiera con una mísera tarea de una noche, entonces deberías rendirte. No vaya a ser que mueras en el proceso o justo después de terminar tus quehaceres. Ser holgazán nunca te hizo sentir más vivo y ya no tienes más excusas para evitar serlo.

Tags: Estres trabajo salud presion vida ciencia

11


Más de Ay Ojón