La soledad hace tanto daño como fumar o beber alcohol

El aislamiento es tan mortal como la misma diabetes.
Hay una teoría que habla acerca de nuestra aparentemente solitaria existencia en el universo, la cual no necesariamente quiere decir que estamos solos, sino que de todas las especies que posiblemente ya existieron, somos la última que habita en los confines del espacio, sembrada por la primera especie de todas.

Si eso fuera cierto, estaríamos condenados a vivir en soledad por toda la eternidad, al menos si no logramos salir de este agujero. Tal parece que es nuestra naturaleza y de ahí que el aislamiento sea una estupenda opción que deriva en la depresión. Y sí, esto no le hace bien a nadie, según confirmó un estudio de la Universidad Brigham Young de Utah, Estados Unidos.



Lo que más nos preocupa a muchos, lejos de buscar compañía en otros planetas, es encontrarla en el nuestro. Sin embargo, hay quienes prefieren estar solos y se cierran por completo. Al respecto, debemos entender que “soledad” significa vivir solo y el “aislamiento” es nada menos que estar rodeado de personas e ignorar su presencia.

Ya en contexto, los investigadores que llevaron a cabo el estudio analizaron el estilo de vida y salud, a partir de otros estudios, de tres millones de adultos de menos de 65 años. Considerando que los adultos mayores viven solos y los más jóvenes tienden a aislarse, habría de encontrarse alguna relación con la muerte prematura.

Para sorpresa de los investigadores, se descubrió que la soledad causaba tantas muertes a temprana edad como la diabetes y que su efecto en la salud era el equivalente a consumir mucho alcohol o fumar 15 cigarrillos al día. Nada mal, considerando que a veces preferimos estar solos para sentirnos bien con nosotros mismos.



La preocupación sobre este descubrimiento es tal que los investigadores sugieren que debemos tener más contacto con las personas, sin poner primero a las redes sociales, servicios de mensajería, etcétera, ya que es increíble cómo el aislamiento deriva en tantas muertes prematuras como una enfermedad crónica.

Gracias a esta investigación sabemos que la soledad no siempre sienta bien y que en exceso puede provocar más daños que ayudar a sentirnos mejor. De vez en cuando es necesario un contacto cercano con otros de nuestra especie, pues nunca se sabe qué podemos descubrir o compartir con ellos -por lo cual yo sigo soñando con encontrar vida alienígena.

Tags: Soledad alegria felicidad tristeza enfermedades salud fumar tabaco

41